Ecuador persigue que el próximo año toda persona con algún tipo de discapacidad que desee trabajar pueda acceder a un empleo, dijo el vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, en el informe anual del Gobierno ante la Asamblea Nacional.

"Podemos asegurar que para el próximo año, la inclusión laboral llegará al 100%. Toda persona con discapacidad que pueda y desee trabajar, pues tendrá trabajo", dijo Moreno.

El vicepresidente manifestó que este reto no ha sido fácil, pero que se trabajó en todos los campos, "empresarios, inspectores, trabajadores", para que esto sea posible.

Moreno, quien desde 1998 debe usar una silla de ruedas debido al daño que sufrió en la médula por un disparo de un asaltante, resaltó que no se "trata de insertar, sino de incluir, de integrar" en el mundo laboral a las personas con capacidades diferentes.

En Ecuador desde junio de 2009, dentro de la campaña "Manuela Espejo", un total de 130 brigadas compuestas por médicos cubanos y ecuatorianos, psicopedagogos y militares, han recorrido el país para atender casos de discapacidad

Además, el Estado entrega un sueldo mínimo, 260 dólares, a personas de bajo recursos que cuiden a familiares suyos con discapacidad.

Por otro lado, Moreno anunció que otro de los retos del país es prevenir ciertas enfermedades congénitas.

En el futuro "no habrá recién nacido en Ecuador cuya sangre no sea analizada para diagnosticar ciertas enfermedades congénitas que producen discapacidad", aseguró Moreno.

Colombia, Panamá, Guatemala, Paraguay y otras naciones latinoamericanas han mostrado interés en reproducir las políticas en favor de las personas con discapacidad llevadas adelante en Ecuador por Moreno.

"Hoy, el Ecuador es uno de los países más solidarios del mundo", añadió el vicepresidente.