El Gobierno de Costa Rica reconoció hoy que en la actualidad tiene pocas armas para enfrentar una eventual crisis económica internacional similar a la que estalló en 2008, por lo que abogó por la aprobación de una reforma tributaria en el Congreso.

"Hoy nuestro país tiene menos posibilidad de enfrentar los desafíos de un recrudecimiento de una crisis internacional", declaró el vicepresidente costarricense, Luis Liberman, en una conferencia de prensa en la que analizó la economía internacional, especialmente los problemas de deuda de EE.UU., y sus posibles implicaciones para Costa Rica.

"En 2008 teníamos un superávit primario y eso le permitió al Gobierno (del expresidente Óscar Arias) expandir el gasto para mitigar los efectos de la crisis", expresó Liberman.

Costa Rica cerró 2010 con un déficit fiscal del 5,3 % del producto interno bruto (PIB) y para 2011 se prevé se mantenga similar o alcance el 5,5 %.

El vicepresidente dijo que "ante la situación fiscal actual ampliar los gastos de una manera importante (en caso de una nueva crisis) sería mucho más difícil sino imposible".

El Gobierno de la presidenta Laura Chinchilla impulsa en el Congreso un proyecto de reforma fiscal que pretende aumentar la recaudación en 2,2 % del PIB, como una forma de paliar el déficit y ha anunciado iniciativas para reducir el gasto corriente.

"La reforma fiscal aumentaría el margen de maniobra (ante una eventual crisis), que en este momento es casi nulo, y es necesaria porque el déficit no es sostenible en el largo plazo", dijo Liberman.

El funcionario citó acciones que el Gobierno de Chinchilla tiene como objetivos hasta 2014, cuando termina su gestión, entre las que destacó "agilizar los procesos de inversión pública como motor de crecimiento y mejorar la competitividad del país".

En este sentido anunció que para el próximo año se tiene programado el inicio de la construcción de varias obras de infraestructura como carreteras y un puerto petrolero en el Caribe, valoradas en 900 millones de dólares, lo que contribuirá a reactivar la economía.

Otro ámbito que destacó el vicepresidente es el comercio, pues este año entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China y se ha firmado uno similar con Perú, lo que permitirá diversificar las exportaciones y mercados.

En cuanto al turismo, que ha mostrado un crecimiento del 6,5 % en el primer semestre del año, la intención del Gobierno es fortalecer la atracción de visitantes de países suramericanos, Canadá y China, dijo Liberman.