Alemania consiguió el miércoles su primer triunfo sobre Brasil en 18 años al imponerse 3-2, mientras que Italia superó 2-1 a España y Chile empató 1-1 con Francia en partidos amistosos.

Más tarde, en una repetición de la final de la Copa de Oro de la Concacaf, México y Estados Unidos empataron 1-1.

Bastian Schweinsteiger convirtió el penal que encaminó a los alemanes a la victoria por 3-2 en el encuentro entre los dos últimos campeones mundiales en Stuttgart. Mario Goetze y Andre Schuerrle también anotaron por los anfitriones.

Robinho y Neymar fueron los autores de los tantos del pentacampeón mundial Brasil, que organizará el Mundial del 2014.

España, que ganó el Mundial del 2010, se vio disminuido al caer 2-1 con Italia.

Mientras el volante español Xabi Alonso empató luego de que Riccardo Montolivo puso adelante a Italia, Alberto Aquilani selló el triunfo de los anfitriones.

Otro encuentro entre potencias del balompié europeo — Inglaterra y Holanda — fue cancelado en Londres por los disturbios de varios días en distintas ciudades británicas, incluida la capital.

El partido más visto en la jornada fue Alemania contra Brasil, pues fue transmitido por televisión a 190 países.

Los alemanes y los aficionados de otras naciones pudieron observar otro destello de la importancia de Goetze, su promesa de 19 años, para la esperanza de títulos futuros.

Goetze jugó sólo un minuto cuando Alemania, tricampeón mundial, derrotó 2-1 a Brasil en noviembre de 1993, y el miércoles superó al prospecto de los visitantes, Neymar, de 19 años.

Goetze anotó a los 67 minutos — seis después del penal de Schweinsteiger — cuando eludió al arquero Julio César y puso el balón en la red al tirar desde un ángulo cerrado.

Robinho descontó de penal a los 71, tras una falta de Philipp Lahm sobre Dani Alves, pero Andre Schuerrle hizo el tercero de los teutones a los 80. Schweinsteiger también dio el pase para ese gol, tras robarle una pelota a André Santos dentro del área brasileña.

Neymar hizo el último gol brasileño en los minutos finales con un potente remate desde el borde del área.

El encuentro fue disputado ante 55.000 espectadores que agotaron las entradas.

En la ciudad italiana de Bari, los anfitriones permitieron atisbar el grado de su recuperación después de su penosa eliminación del Mundial del año pasado en la primera ronda.

Italia abrió la cuenta a los 11 minutos con un tanto de Montolivo, y España igualó a los 36 con un tanto de penal de Xabi Alonso.

Aquilani tuvo un tiro que se desvió en el zaguero español Raúl Albiol antes de entrar al arco a los 84 minutos.

Al igual que Italia, Francia también mostró indicios de resurgimiento tras una pésima actuación en el pasado Mundial y llegó a 11 partidos invicta al empatar 1-1 con Chile.

En Montpellier, Loic Remy le dio la ventaja inicial a Francia con un poderoso remate de cabeza a los 20 minutos al aprovechar un pase de Karim Benzema.

Pero Nicolás Córdova igualó por Chile cuando venció al portero Hugo Lloris con un remate con comba dentro del área.

"Tuvimos una buena prueba y estoy contento de la forma en que jugamos", dijo el técnico de Francia, Laurent Blanc.

Mientras, en un ambiente sombrío por un reciente atentado en Oslo que dejó varias decenas de muertos, Noruega venció 3-0 a la República Checa en esa ciudad.

En Portugal, Cristiano Ronaldo anotó una vez y los anfitriones golearon 5-0 a Luxemburgo.

El mayor número de dianas en la jornada tuvo lugar en Ginebra, donde Costa de Marfil venció 4-3 a Israel.

Escocia derrotó 2-1 a Dinamarca en su primer triunfo sobre los daneses desde 1975. Gales perdió 2-1 en casa ante Australia.

Más tarde, en Filadelfia, la selección de Estados Unidos — que vio el debut de su técnico Jurgen Klinsmann — sacó un empate de 1-1 con México en un partido que tuvo poco de amistoso.

México abrió el marcador en el primer tiempo por conducto del delantero Oribe Peralta, quien desvió el balón para hacer imposible la estirada del portero Tim Howard.

Sin embargo, Estados Unidos no se dio por vencido y hacia el final del encuentro Robbie Rogers consiguió el empate para los estadounidenses a los 73 minutos al rematar suavemente un estupendo servicio de Shea.