Bank of America cerró un acuerdo para la venta de una parte de su negocio de hipotecas a la agencia hipotecaria paraestatal Fannie Mae, según confirmó hoy a Efe un portavoz de la entidad bancaria.

El acuerdo fue cerrado el viernes y está todavía pendiente de confirmación por parte de las juntas directivas de ambas entidades y del visto bueno de la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por su sigla en inglés) de EE.UU., según detalló el citado portavoz, quien rehusó precisar a cuánto ascenderá el importe de la transacción.

Por su parte, una portavoz de la agencia hipotecaria también declinó ofrecer detalles a Efe sobre el acuerdo.

El periódico The Wall Street Journal aseguró hoy citando fuentes cercanas a las negociaciones que la operación de compraventa estará valorada en unos 500 millones de dólares y se hará efectiva a partir de septiembre.

De aprobarse finalmente el acuerdo, Bank of America traspasará a Fannie Mae los préstamos hipotecarios de alrededor de 400.000 clientes que en la actualidad deben al banco 70.000 millones de dólares.

Bank of America sigue buscando una solución a los problemas derivados de los préstamos basura que heredó en 2008 tras el colapso de Lehman Brothers, después de su polémica compra de la compañía hipotecaria Countrywide Financial por 2.500 millones de dólares.

Este acuerdo se conoce dos días después de que la aseguradora AIG presentara una demanda contra Bank of America en la que exige 10.000 millones de dólares por los daños que le causó la comercialización de bonos respaldados por hipotecas basura.

Las acciones de Bank of America, uno de los treinta integrantes del Dow Jones de Industriales, principal referencia en Wall Street, caían hoy un contundente 8,03 % a falta de menos de una hora para el cierre de la sesión en la Bolsa de Nueva York, donde acumula una depreciación del 46,25 % en lo que va de año.

Fannie Mae es, junto con Freddie Mac, una de las dos entidades de préstamos hipotecarios controladas por el Gobierno estadounidense, que tienen por finalidad proporcionar liquidez, estabilidad y accesibilidad a los mercados de la vivienda y ese tipo de créditos.

Estas dos firmas, creadas por el Congreso durante la Gran Depresión del pasado siglo para revitalizar el mercado inmobiliario, respaldan en torno a 30 millones de préstamos hipotecarios en EE.UU. con un valor superior a los 5,5 billones de dólares.

Las dos entidades compran las hipotecas a las entidades privadas que conceden los créditos hipotecarios y luego los revenden, en forma de bonos a los inversores, proceso que se denomina "titulización".

Ambas agencias fueron intervenidas en 2008 tras el colapso financiero causado por las hipotecas de alto riesgo y en ellas el Gobierno del presidente Barack Obama ha inyectado 145.000 millones de dólares.