Apple ha conseguido una orden de un tribunal alemán para evitar temporalmente la distribución de la última tableta de Samsung, el Galaxy Tab 10.1, en la Unión Europea, informaron hoy a Efe fuentes de la empresa surcoreana.

"Samsung está decepcionado con la decisión del tribunal (alemán) e intentaremos actuar inmediatamente para defender nuestro derechos de propiedad intelectual", indicó un portavoz de la compañía surcoreana.

Un tribunal de Düsseldorf (Alemania) ha dado la razón a Apple al dictar una orden temporal contra la distribución del nuevo dispositivo electrónico de su competidor en toda la Unión Europea, a excepción de Holanda.

Samsung presento el Tab 10.1 el pasado mes en Seúl a la espera de lanzarlo a nivel mundial en octubre.

La orden del tribunal alemán supone el primer varapalo legal para Samsung, inmerso en un cruce de denuncias con la compañía de Steve Jobs.

Apple asegura que la empresa surcoreana, segundo fabricante mundial de teléfonos móviles, copia en su línea de "smartphones" y tabletas electrónicas el diseño y funciones de los iPhone y iPad, mientras que Samsung afirma que el estadounidense ha plagiado algunas de sus ideas de software.

"Vamos a tomar todas las medidas necesarias para asegurar que los innovadores dispositivos de comunicación móvil de Samsung están disponibles para todos los clientes en Europa y en todo el mundo", indicó el portavoz de Samsung.

Apple interpuso en abril una denuncia contra Samsung también ante un tribunal californiano, aunque el pronunciamiento de la corte de Düsseldorf es el primero a favor de las reclamaciones del fabricante del iPhone y líder en el rentable nicho de los teléfonos inteligentes o "smartphones".

Samsung respondió a la denuncia de Apple con demandas de propiedad intelectual en Corea del Sur, Japón, Alemania y Estados Unidos.

Según dijo hoy la empresa de Suwon, "la decisión del tribunal de Alemania no va a influir de ninguna manera en otros procesos legales iniciados en Europa y otras partes del mundo", pese a que ya decidió anteriormente retrasar el lanzamiento de su último Galaxy Tab en Australia hasta que se resuelva su disputa legal con Apple en ese país.

La batalla legal entre Apple y Samsung tiene como trasfondo su lucha por la hegemonía en el creciente mercado de los "smartphone" y tabletas, donde los Galaxy S y Galaxy Tab cada vez gozan de más popularidad.