Al menos cuatro personas resultaron heridas hoy, entre ellas un agente policial, después de que un grupo de hombres armados asaltara un autobús de transporte público en Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.

Un grupo de asaltantes secuestró un autobús que circulaba por una avenida principal de la ciudad hacia las 20.00 hora local (23.00 GMT) y tomó a los pasajeros como rehenes en el interior del vehículo.

Miembros de la Policía Militar lograron interceptar el autobús y se desencadenó un tiroteo en el que cuatro personas sufrieron heridas.

Según una fuente de la secretaría municipal de salud, citada por los medios brasileños, una mujer recibió un disparo en el tórax y está siendo intervenida, mientras que otros dos pasajeros que sufrieron heridas reciben cuidados médicos.

El ataque se saldó además con un agente de Policía herido.

Una portavoz de la Secretaría de Seguridad del Gobierno de Río de Janeiro confirmó a Efe que el secuestro ha terminado y los rehenes fueron liberados tras la mediación de un negociador del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE), el cuerpo de elite de la Policía Militarizada. Sin embargo, no pudo ofrecer información sobre las víctimas.

Tras la intervención policial dos asaltantes se entregaron a las fuerzas de seguridad, uno de ellos armado con una granada, mientras que un tercer asaltante logró huir.

El comandante de la Policía Militar, Mario Sergio Duarte, dijo que el asalto fue "resuelto de forma muy rápida" después de que dos agentes que estaban de servicio recibieran información de que un grupo de hombres armados se encontraba dentro de un autobús, luego de lo cual ambos policías pidieron refuerzos.