Organizaciones de trabajadores de Venezuela anunciaron hoy que se movilizarán este martes en exigencia a que el Estado defina una lista única de precios y tarifas de los servicios en clínicas y hospitales privados.

"Los trabajadores exigimos la aplicación inmediata del baremo" y "rechazamos la matriz mediática de los dueños de clínicas que se niegan a entender que la salud en el país no puede ser una mercancía", dijo a los periodistas José Siguaraya Mora, presidente de la Federación de Trabajadores de Telecomunicaciones (Fetratel).

Además de Fetratel, la exigencia es secundada por organizaciones de trabajadores del sector petrolero y bancario que, entre otros, se han organizado en la llamada Alianza Institucional de Salud, "que integran más de cinco millones de personas", aseguró Siguaraya Mora.

Los representantes de la Alianza, añadió, exigirán este martes a los diputados que legislen al respecto y también que prohíban que los propietarios de las clínicas privadas sean a su vez "los mismos representantes de las aseguradoras".

En una primera reacción al anuncio, el vicepresidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales, Carlos Rosales, dijo a la emisora caraqueña Unión Radio que próximamente se reunirán con autoridades del Ministerio de la Salud para discutir "una nueva estructura de precios".

Los representantes de esta Alianza Interinstitucional, sostuvo el directivo de la instancia empresarial, "hicieron un análisis de precios y pretendieron establecer unos costos de una manera unilateral, sin tomar en cuenta nuestra opinión ni la estructura de costos de las clínicas".

Explicó que las autoridades del Ministerio de la Salud le solicitaron a su gremio detalles de su "estructura de costos" para iniciar una discusión.

"Estamos esperando para sentarnos en una mesa técnica con ellos (las autoridades ministeriales), pero la Alianza insiste en que se active el baremo que ellos pretendieron establecer", añadió Rosales al admitir su temor a que el Gobierno decida sin escucharlos.

Los problemas "reales en la salud está en el sistema público, que lamentablemente está colapsado", pero el "Gobierno Nacional pretende desviar la atención como si los responsables del problema que se está viviendo son las clínicas privadas", sostuvo.

"No se puede generalizar que todos los médicos y clínicas de este país somos unos especuladores y unos mercantilistas, porque no es la realidad. Se pretende desviar la atención cuando la responsabilidad de la salud es del Estado", insistió.

Diputados afines al Gobierno del presidente Hugo Chávez confirmaron en octubre pasado que la Comisión de Salud de la unicameral Asamblea Nacional (AN) discutía entonces una Ley de Clínicas Particulares, lo que luego no llegó a ser debatido en el plenario legislativo.

El presidente de esa comisión, el legislador Tirso Silva, dijo entonces que la norma acabaría con "perversiones" en el coste del sistema privado de salud y ayudaría a "sincerar las facturas" que deben pagar los pacientes y sus familiares, a quienes identificó como víctimas de la "especulación exorbitante".

El proyecto de ley incluía la fijación de honorarios con "un techo y un piso" definido considerando "la experticia profesional, la complejidad del acto médico y la tecnología a usarse", sostuvo el legislador en esa oportunidad.