Un simple análisis de sangre en mujeres embarazadas puede responder la pregunta de si tendrán un niño o una niña, con sorprendente precisión, aproximadamente desde las siete semanas de gestación, de acuerdo con una investigación.

Aunque no es ofrecido ampliamente por médicos en Estados Unidos, el examen sanguíneo de detección de género ha sido vendido a consumidores a través de internet durante los últimos años. Su promesa de resultados tempranos y precisos ocasionó que investigadores genetistas revisaran de cerca el asunto.

Los investigadores analizaron 57 estudios publicados sobre pruebas de género realizadas en investigaciones rigurosas o enclaves académicos, aunque no necesariamente con los mismos métodos o condiciones utilizados por empresas de venta directa al consumidor.

Los autores dicen que los resultados sugieren que las pruebas de sangre como las estudiadas podrían ser un gran logro para mujeres en riesgo de tener bebés con ciertas enfermedades, quienes podrían evitar procedimientos invasivos si se enteran que su feto es de un género no afectado por esos padecimientos. Sin embargo, el estudio plantea preocupaciones de que algunas parejas utilicen tales pruebas para seleccionar un género o decidir un aborto.

A las parejas que adquieren las pruebas a través de expendedores debería preguntárseles sobre cómo planean utilizar los resultados, señalan los autores del estudio.

La prueba analizada puede detectar ADN fetal en la sangre de las madres. Es aproximadamente 95% exacta al detectar la identidad de género cuando la mujer tiene al menos siete semanas de embarazo, más de un mes antes de los métodos convencionales. La precisión de la prueba aumenta al avanzar el embarazo, concluyeron los investigadores.

Los procedimientos convencionales, realizados normalmente por razones médicas, pueden detectar el género a partir de las 10 semanas de gestación, aproximadamente.

El nuevo análisis, publicado el miércoles en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense, involucra a más de 6.000 embarazos. La prueba utiliza un procedimiento de laboratorio llamado reacción en cadena de la polimerasa (o PCR por sus siglas en inglés) que detecta material genético, en este caso, el cromosoma masculino "Y''. Si está presente en la sangre de la madre, ella está gestando un niño; si no se encuentra, se trata de una niña.

___

En internet:

JAMA: http://www.jama.ama-assn.org