El presidente de Chile, Sebastián Piñera, firmó hoy un proyecto de ley del "Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), que legaliza las uniones de hecho, incluidas aquellas entre personas del mismo sexo.

El texto, que será enviado de inmediato a trámite legislativo y tiene detractores y partidarios de forma transversal en el ámbito político, acoge una de las principales demandas de las agrupaciones que promueven los derechos de las minorías sexuales.

La iniciativa elaborada por el Gobierno posibilita que las parejas que deseen convivir, sean heterosexuales u homosexuales, firmen un contrato legal que podrá ser suscrito ante un oficial del Registro Civil o un notario.

"No existe un sólo tipo de familia, existen múltiples formas y expresiones de familia", afirmó Sebastián Piñera durante el acto de firma, en el Palacio de La Moneda (sede de Gobierno).

"Todas esas familias merecen respeto, merecen dignidad y merecen y van a tener el apoyo del Estado", añadió el mandatario, que con la firma del proyecto cumplió una de sus promesas como candidato, pese al desacuerdo de algunos de sus propios partidarios con la iniciativa, por considerarla un preámbulo del matrimonio homosexual.

Una muestra de ello fue la ausencia, en la ceremonia, de los presidentes de los partidos de la coalición oficialista, los senadores Juan Antonio Coloma, de la Unión Demócrata Independiente (UDI), y Carlos Larraín, de Renovación Nacional (RN).

"Cuando este proyecto sea aprobado como ley, dos personas, en la medida que sean adultas, solteras, no sean hermanos ni ascendientes, y mantengan una vida afectiva, podrán ver reconocida su relación celebrando un Acuerdo de Vida en Pareja", explicó Piñera.

Precisó que al formalizarse la relación ante un representante del Estado, "el amor de esa pareja tendrá un reconocimiento público, que es el componente esencial de las familias".

Agregó que el AVP no sólo creará una comunidad de bienes muebles entre los contratantes, sino que transcurrido un cierto plazo generará derechos hereditarios al contratante sobreviviente y permitirá compartir los beneficios en el sistema público o privado de Salud.

También les reconocerá los beneficios previsionales, incluidas las pensiones de sobrevivencia y hará extensiva las inhabilidades e incompatibilidades que la legislación aplica a quienes se encuentran unidos por un vínculo matrimonial, entre otras materias.

Advirtió, no obstante, que si bien el proyecto de ley crea una nueva figura legal, no modifica el concepto de matrimonio que establece el Código Civil ni el que está en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, que lo define como la unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.

Piñera aclaró además que en su opinión personal, "el matrimonio por su naturaleza debe ser entre un hombre y una mujer", pero que esa convicción no le "impide reconocer que existen otras formas de relaciones afectivas, que son también respetables y valiosas".