La empresa pública detrás del actual desastre nuclear en Japón registró el martes una pérdida trimestral de 571.700 millones de yenes (7.400 millones de dólares) y su presidente prevé que las pérdidas solo empeorarán a raíz de los costos de restauración y compensaciones.

La planta de energía nuclear Fukushima Dai-ichi de Tokyo Electric Power Co. (TEPCO) sufrió una fusión radiactiva por el terremoto y el maremoto del 11 de marzo y desde entonces ha quedado sin control.

Toshio Nishizawa, el presidente de TEPCO que recientemente tomó el cargo tras la deshonrosa renuncia de su predecesor por el desastre nuclear, dijo el martes que aún desconoce la gravedad de las pérdidas debido a que hay muchos temas que siguen sin ser resueltos — como las cantidad de los pagos por futuras compensaciones.

Agregó que por ahora desconoce la extensión del rescate financiero del gobierno que será necesario para superar el desastre, pero aseguró que la compañía trata de hacerse cargo de los problemas por cuenta propia a través de la venta de activos y la reducción de costos.

"Haremos nuestro máximo esfuerzo", dijo el martes a los reporteros en las oficinas centrales de la empresa en Tokio. "Hasta ahora no hemos logrado un activo".

Sin embargo, se espera que sea necesario un rescate financiero para hacer frente a la debacle.

Cerca de 80.000 personas fueron evacuadas de la zona que rodea la planta nuclear. Los agricultores y pescadores, entre ellos quienes viven fuera de la zona de evacuación, exigen pagos por daños.