Un legislador nacional de la oposición republicana y una coalición de pequeñas agrupaciones de exiliados cubanos anticastristas pidieron el martes la cancelación del primer concierto que el músico Pablo Milanés prevé ofrecer en el sur de Florida.

Por su parte, Hugo Cancio, el productor del concierto, dijo a The Associated Press que la presentación no será cancelada.

"El mensaje es muy claro. Los contribuyentes de este condado, que dan sus impuestos y su dinero para operar la arena (el estadio American Airlines Arena), no desean que sus recursos sean utilizados para dar propaganda a un agente de los intereses de la tiranía castrista", expresó el representante cubano-estadounidense David Rivera sin nombrar a Milanés.

Rivera efectuó sus declaraciones en una rueda de prensa en la que varios grupos anticastristas declararon su rechazo a la política de intercambio cultural y artístico implementada por el gobierno del presidente Barack Obama. Esas medidas permiten que los artistas que viven en Cuba — como Milanés — viajen a Estados Unidos para ofrecer conciertos.

El reclamo tuvo lugar pocos días después que un tribunal de apelaciones de Cuba confirmó la sentencia a de 15 años de prisión del contratista estadounidense Alan Gross, acusado de ingresar ilegalmente en la isla equipos de comunicación y satélite.

En respuesta, algunos grupos anticastristas radicales incrementaron sus esfuerzos para que el presidente Obama suspenda los intercambios culturales con la isla, incluyendo conciertos como los de Milanés.

Milanés, uno de los músicos cubanos más conocidos en el mundo, tiene previsto presentarse en el estadio American Airlines Arena (AAA) de Miami el próximo 27 de agosto.

Su concierto ha sido programado como parte de una gira que realizará por Estados Unidos y que incluirá otras ciudades, entre ellas Nueva York y Washington.

A comienzos de abril se canceló un concierto en el que planeaban presentarse más de una decena de músicos provenientes de la isla, como Juan Formell y Los Van Van, o David Calzado y su Charanga Habanera.

"Le pedimos al alcalde Jiménez (del condado de Miami Dade) y a sus comisionados que cancelen el concierto", dijo Rodolfo Rodríguez San Román, presidente de la Casa del Preso, donde se realizó la rueda de prensa.

El AAA, ubicado en el centro de la ciudad, es administrado por una subsidiaria del equipo de baloncesto Miami Heat y su propietario es el condado de Miami Dade, cuyo actual alcalde es Carlos Jiménez.

La portavoz del condado Suzy Trutie expresó que Miami Dade no tiene jurisdicción para decidir sobre una cancelación del concierto. Los funcionarios del Heat no respondieron de inmediato un correo electrónico que les envió la AP.

Cancio dijo que: "la tenacidad y el empeño de estos señores es admirable. Me conmueve su pasión, pero no habrá cancelación del concierto de Pablo Milanés, quien no solo viene a Miami a cantarle a sus hermanos cubanos, sino a sus cientos de miles de seguidores de toda América Latina".

El productor subrayó que en Miami viven otros latinoamericanos, y no sólo cubanos, "que tienen sus derechos".

Mientras tanto, los medios de comunicación locales han comenzado a publicitar el concierto.

Rivera ha patrocinado proyectos de ley en el Congreso para revertir las políticas del gobierno de Obama. Entre otras cosas propone medidas para limitar los viajes y las remesas de los cubano-estadounidenses a familiares de la isla. Sin embargo, es improbable que sus propuestas sean aprobadas por las dos cámaras del Congreso nacional.

___

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon