Los principales sindicatos peruanos solicitaron hoy al Gobierno peruano que asuma las propuestas de su "Agenda Laboral" para garantizar el fortalecimiento de la democracia y la inclusión social.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General de Trabajadores de Perú (CGTP), la Central Autónoma de Trabajadores del Perú (CATP) y la Confederación de Trabajadores de Perú (CTP) se reunieron en Lima para analizar la situación del país tras la investidura como presidente de Ollanta Humala.

Tras analizar el mensaje presidencial realizado por Humala el pasado 28 de julio y "el nuevo contexto político del país", los sindicatos acordaron una "Agenda Laboral" con sus reivindicaciones, según la declaración conjunta acordada durante el encuentro.

"Consideramos fundamental para el fortalecimiento de la democracia y la inclusión social la implementación de esta agenda, que contiene las principales demandas de todos los trabajadores del país", señaló el documento de los sindicatos.

Entre estas demandas, destaca la necesidad de "establecer un marco normativo promotor de un modelo democrático de relaciones laborales", así como la elaboración de un "Plan Nacional de Trabajo Decente" que garantice el empleo digno.

Los sindicatos también solicitaron al Gobierno de Humala que fortalezca el "la capacidad rectora" de la "administración de trabajo", así como iniciar una reforma del empleo público y la extensión de la cobertura y calidad de la seguridad social de los trabajadores.

Las organizaciones sindicales agradecieron la participación en el encuentro de hoy del ministro de Trabajo, Rudencio Vega, así como el compromiso de éste de mantener un diálogo abierto y fortalecer el Consejo Nacional del Trabajo.

Por último, los sindicatos señalan que cumplirán su rol de vigilar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados con el ministro Vega, así como los anunciados durante el mensaje presidencial.

En su primer mensaje a la nación, Humala anunció el aumento del sueldo mínimo de 600 a 750 soles (218 y 272 dólares), que se realizará en dos tramos, uno este año y el siguiente en 2012, así como su compromiso de mejorar la fiscalización de la situación laboral de los peruanos.