De nuevo la combinación del bateo oportuno con el poder de los lanzamientos del abridor Roy Halladay hizo posible que los Filis de Filadelfia volviesen al camino del triunfo para ser los grandes protagonistas en la jornada del béisbol profesional de la Liga Nacional.

Todo lo contrario de lo que sucedió con los Gigantes de San Francisco que volvieron a perder por blanqueada y los Cascabeles de Arizona no aprovecharon su tropiezo en la lucha por el liderato de la División Oeste.

Halladay se convirtió en el primer lanzador del Viejo Circuito que alcanzó la decimoquinta victoria en lo que va de temporada y lo hizo no sólo por el poder de su serpentina sino también por el bateo oportuno que aportaron el primera base Ryan Howard y el campocorto Jimmy Rollins que impulsaron dos carreras cada uno para que los Filis venciesen 5-3 a los Dodgers de Los Ángeles.

El jardinero central Shane Victorino conectó un jonrón para asegurar la victoria de los Filis, que tienen la mejor marca en las Grandes Ligas (75-40) y además les permite mantenerse el frente de la División Este con 8,5 juegos y medio de ventaja sobre los Bravos de Atlanta.

También estuvo presente el bateo oportuno de los peloteros latinos de los Filis que encabezó el receptor panameño Carlos Ruiz que se fue de 4-1 con una anotada y el dominicano Michael Martínez de 4-1 para pisar también una vez la registradora.

Halladay (15-4) permitió una carrera y nueve imparables durante seis episodios y un tercio que estuvo en el montículo para abanicar a cuatro bateadores rivales.

El lanzador derecho tiene marca de 4-0 con un promedio de efectividad de 2,22 desde su derrota por 6-1 en el Wrigley Field, de Chicago, cuando tuvo que abandonar el partido frente a los Cachorros luego de cuatro entradas por un golpe de calor.

Las dos bases por bolas que Halladay concedió ante los Dodgers fueron ante el tercera base Casey Blake, que ha conectado imparable en 8 de 19 visitas al plato y ha impulsado seis carreras en contra del derecho, ocho veces elegido al Juego de Estrellas.

El relevista dominicano Antonio Bastardo ingresó en lugar de Halladay con Andre Ethier amenazando con producir la carrera del empate, pero lo retiró con una rola por tierra que se convirtió en doble matanza con dos corredores en base que puso fin al séptimo episodio.

El cerrador Ryan Madson ponchó a uno para llegar a su vigésimo salvamento en 21 oportunidades.

La derrota se la quedó el abridor japonés Hiroki Kuroda (7-14) al lanzar seis episodios y un tercio en los que cedió cuatro carreras --tres fueron limpias-- y nueve imparables.

La cruz de la moneda la protagonizaron los Gigantes que vieron como los Piratas de Pittsburgh llegaron a su campo del AT&T Park y de nuevo perdieron por una blanqueada, esta vez de 5-0.

El abridor Charlie Morton y el derecho dominicano José Veras se combinaron para ceder sólo seis imparables, el jardinero izquierdo Ryan Ludwick conectó un par de sencillos productores de carreras para que los Piratas pintasen de blanco a los Gigantes que han perdido consistencia en su juego.

Mientras que los Piratas cortaron con una racha perdedora de 10 derrotas consecutivas.

El jardinero derecho Garrett Jones conectó un doblete entre sus cuatro hits y anotó dos carreras para respaldar la labor de Morton (9-6), que en lo que va de temporada mejoró su marca a 6-2 en juegos como visitante.

Pese al excelente trabajo sobre el montículo de tres relevistas dominicanos por los Gigantes, el daño ya lo había recibido el abridor Ryan Vogelsong (9-2) en las primeras cinco entradas.

Los Piratas pegaron nueve imparables y anotaron las cinco carreras ante Vogelsong, lanzador del Juego de Estrellas que perdió por primera vez desde el 26 de mayo luego de 13 aperturas.

El relevista dominicano Guillermo Mota lanzó dos entradas por los Gigantes en las que recibió un hit y ponchó a cuatro.

Su compatriota Santiago Casilla lo relevó en la octava para ponchar a uno y otro relevista dominicano, el derecho Ramón Ramírez, se hizo cargo de la novena entrada, en la que recibió dos imparables, pero no pudieron evitar que los Gigantes, actuales campeones de la Serie Mundial, perdiesen el noveno juego en los últimos 11 disputados.

La derrota de los Gigantes (63-53) no tuvo peores consecuencias porque su rivales más directos en la lucha por el liderato de la División Oeste, los Cascabeles de Arizona (62-53) también perdieron en su campo por paliza de 1-9 ante los Astros de Houston.

El abridor dominicano Wandy Rodríguez permitió dos imparables a lo largo de seis entradas y J.D. Martínez pegó un jonrón de tres carreras para liderar el ataque de los Astros.

El tercera base dominicano Jimmy Paredes conectó un sencillo de dos carreras por los Astros, que rompieron una racha de tres derrotas consecutivas.

El segunda base venezolano José Altuve de 5-3 con tres anotadas, Paredes de 5-2 con dos producidas y una anotada, mientras que el receptor puertorriqueño Carlos Corporán de 4-2 con dos producidas.

Rodríguez (8-8) se llevó la victoria al otorgar cuatro bases por bolas, ponchar a cinco y retirar en orden a los últimos 11 bateadores que enfrentó.

El receptor venezolano Henry Blanco conectó un jonrón en la séptima entrada por los Cascabeles, que han perdido cuatro de cinco juegos.

El segunda base Dan Uggla alargó su racha de imparables a 29 partidos y el campocorto venezolano Alex González pegó jonrón de tres carreras para que los Bravos derrotasen 8-5 a los Marlins de Florida.

Uggla tiene la mejor racha activa de imparables de las Grandes Ligas y esta empatado con Rowland Office para compartir la segunda racha más larga de la historia del equipo, detrás de Rico Carty, que logró 31 partidos con imparable en 1970.

En otros partidos de la jornada, los Mets de Nueva York se impusieron 9-8 a los Padres de San Diego y los Rockies de Colorado se ganaron 10-7 a los Rojos de Cincinnati.