El desarrollo de las políticas sociales y de integración, orientadas a preservar los derechos de los ciudadanos ante la crisis, serán el eje fundamental de la presidencia uruguaya del Mercosur, según la agenda presentada hoy por el Gobierno uruguayo.

En un acto desarrollado en la sede de la secretaría de la organización en Montevideo en el que estuvo el presidente uruguayo, José Mujica, gran parte de su Ejecutivo y representantes del cuerpo diplomático, Uruguay mostró lo que serán sus líneas prioritarias de trabajo, así como las actividades que el bloque desarrollará bajo su liderazgo, el cual asumió el pasado junio.

Según destacó el canciller uruguayo, Luis Almagro, la idea es "seguir diferenciando al Mercosur por la mayor profundización democrática, participación social y control ciudadano", con una agenda que tiene "una proyección diferente en el plano social", las mismas políticas que han permitido a sus países miembros "posicionarse firmemente ante las crisis mundiales".

"Hemos encontrado los mecanismos para hacernos fuertes, sin pretender que debemos ser copiados por nadie, pero entendiendo que las políticas sociales son la solución porque el Mercosur no puede ser una entelequia intangible, sino que debe llegar a cada ciudadano", apuntó el canciller.

En ese sentido, el ministro uruguayo de Desarrollo Social, Daniel Olesker, destacó que para este semestre la presidencia uruguaya se planteó cuatro objetivos fundamentales, que pasan por "fortalecer la institucionalidad" de los proyectos sociales ya asumidos por el bloque y "avanzar en la definición de metas e indicadores" del ya existente plan estratégico de acción social.

Asimismo, se buscará "definir proyectos sociales que involucren al conjunto de la región" para poder algún día "dar un salto sustantivo" en la unión del Mercosur y desarrollar políticas sociales comunes.

El último punto sería constituir un fondo económico para financiar estos proyectos regionales.

"Estamos en un momento de crisis económica global, y hay una tendencia fuerte a los ajustes en las políticas sociales, en el gasto y en los derechos económicos y sociales. Nosotros reafirmamos la consigna de que ante la crisis hay que poner más políticas sociales", añadió.

Olesker apuntó que no se tratará "de tapar agujeros" sino que se pretende "reforzar la matriz de protección social y fortalecerla", una decisión "clara" de la política económica de la región y que será clave "a la hora de pensar cómo dar respuesta a los impactos que pueda tener la crisis".

El acto del lanzamiento de la agenda también coincidió con la presentación del libro "Mercosur. Veinte años", desarrollado por el Centro de Formación para la Integración Regional (CEFIR).

En dicho documento, según señaló el director académico de la organización, Gerardo Caetano, se revela que la "integración es el camino para evitar la desigualdad", pese a lo cual el bloque aún debe "pasar de la retórica a lo concreto", en una región que ya "evidencia fortalezas por sí misma".