Las bolsas europeas se han estabilizado y reducido las pérdidas a media jornada después de que el DAX 30 de Fráncfort llegara a desplomarse más de un 7 % y al FTSE de Londres a caer más de 5 %.

Fráncfort bajaba hacia las 11.20 horas GMT un 1,6 %, el FTSE de Londres caía alrededor de un 0,3 %, el CAC 40 de París tornaba la tendencia y subía un 0,8 %, el IBEX 35 de Madrid ganaba un 0,1 % .

El euro subía y se acercaba a los 1,43 dólares, apoyado por la compra de deuda soberana de España e Italia del Banco Central Europeo (BCE), y tras haberse cambiado a 1,4237 dólares en las primeras horas de la negociación europea del mercado de divisas.

El BCE compró por segundo día consecutivo deuda pública de España e Italia.

La rentabilidad de la deuda soberana española a diez años caía al 4,98 % y la prima de riesgo a 226 puntos básicos (288,4 la jornada anterior).

Asimismo el interés de los bonos públicos italianos a diez años bajaba al 4,95 % y la prima de riesgo a 263,6 puntos (287,9 puntos la jornada anterior)

No obstante, en un ambiente de pánico generalizado el franco suizo subió batió valores récord frente a la divisa europea y el dólar.

El oro, que como el franco suizo es considerado por los inversores un activo seguro en momentos de incertidumbre, también marcaba un nuevo récord en 1.779,70 dólares.

El índice DAX 30 se desplomó más de un 7 % tras una hora y media de negociación en un entorno de incertidumbre económica y pérdida de confianza de los inversores.

Una operadora del mercado de valores de Fráncfort dijo a EFE que en ese momento se produjeron muchas ventas al descubierto pero que la situación se ha estabilizado notablemente a media sesión de una negociación muy volátil.

Los mercados de valores europeos han presentado la racha bajista más larga desde 2003.

Tras la apertura en negativo, el selectivo de Fráncfort había logrado algunas ganancias en los primeros compases de la negociación pero la pérdidas se impusieron de nuevo en menos de una hora por décima jornada consecutiva.

En Fráncfort, los títulos cíclicos, como los automovilísticos, que ayer cayeron con fuerza subían a media jornada.

Sin embargo, las compañías de suministro energético como E.on y RWE caían más de un 5 %.

Los mercados esperan la apertura de Wall Street y la reacción de la Reserva Federal estadounidense (Fed) a las actuales turbulencias en los mercados financieros después de que la agencia de medición de riesgo Standard and Poor's (S&P) rebajara la calificación de la deuda estadounidense de matricula de honor "AAA" hasta sobresaliente alto "AA+"

Los operadores prevén que la Fed decida relajar más su política monetaria, con una reducción de la tasa de interés de depósito que facilitará que fluya liquidez a los mercados.

Los mercados asiáticos cayeron pero de forma más moderada: el Han Seng de Hong Kong cerró una caída del 5,66 %, el Nikkei de Londres cerró con un descenso de del 1,68 % por ciento y el índice general de la Bolsa de Shangai no se contagió de las caídas en otros mercados asiáticos y concluyó en tablas (- 0,03 %).

Los mercados bursátiles del Sudeste Asiático volvieron a vivir hoy otra jornada de pérdidas importantes entre el 1,6 y el 4 %.

Tan sólo la bolsa de Australia consiguió recuperarse, cambiar de rumbo y cerrar en terreno positivo.