La prima de riesgo española, determinada por la rentabilidad extra que exigen los inversores por comprar bonos a diez años comparada con la del bono alemán, cayó hoy a 270,8 puntos básicos después de terminar ayer la jornada en 289.

La prima de riesgo española registró ayer su mayor caída en una sola jornada desde la creación del euro, al pasar de los 370 puntos básicos del viernes a 289 puntos, gracias al alivio que supuso la compra de deuda soberana de España e Italia por parte del Banco Central Europeo (BCE).

La prima de riesgo italiana también veía caer su diferencial con Alemania, ya que su prima de riesgo se situaba en 284 puntos básicos, desde los 301 con que cerró ayer, por encima de la española.

De esta forma, la rentabilidad que ofrecía el bono español a primera hora caía al 5,03 %, desde el 5,15 % de ayer, mientras el interés del bono alemán con vencimiento en 2021 se situaba en el 2,32 % frente al 2,262 % previo.

Por lo tanto, el precio de estos bonos, que evoluciona en sentido contrario al interés que ofrezcan, subía al 102,78 % en el caso español y bajaba hasta el 108,480 % en el germano.

En cuanto al resto de los países de la zona del euro que estos días concentran el interés de los mercados, Grecia veía caer su diferencial con Alemania hasta los 1.281 puntos básicos, desde los 1.245 de ayer.

Irlanda, por su parte, ensanchaba la distancia con Alemania, hasta los 770 puntos básicos, tras cerrar ayer en 747, igual que Portugal, que pasaba de 806 puntos básicos a los 831 de hoy.

Los seguros de impagos de deuda (CDS) de España se situaban en los primeros minutos de la sesión en 348.190 dólares anuales para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares en bonos españoles a 10 años y se mantenían como los décimos más caros del mundo.

En cuanto a los futuros, los contratos que se negocian sobre la deuda alemana subían hasta el 133,50 %, desde el 133,08 % de ayer, mientras los que predicen el comportamiento de la deuda estadounidense parten hoy desde el 128,130 %.