Japón expuso al riesgo de radiación a miles de sus habitantes al no utilizar las previsiones que tenía a la mano en los primeros días de la crisis nuclear de marzo, descubrió una investigación de The Associated Press.

El sistema japonés para pronosticar amenazas radiactivas funcionó desde que estalló su crisis nuclear con el terremoto y tsunami del 11 de marzo.

Mientras los funcionarios planeaban una operación de ventilación que iba a lanzar radiactividad al aire, el sistema predijo que la Escuela Primaria Karino iba a estar directamente en el paso de la columna radiactiva emergiendo de la planta nuclear Fukushima Dai-Ichi, averiada por el terremoto y el tsunami. Sin embargo, la predicción no ayudó a nadie.

La escuela, ubicada apenas a 10 kilómetros de la planta, no fue evacuada de inmediato. Todo lo contrario. Fue convertida en un centro temporal de albergue.

Reportes del sistema de pronósticos fueron enviados a la agencia de seguridad nuclear de Japón, pero el flujo de información paró ahí. El primer ministro Naoto Kan y otros involucrados en declarar áreas de evacuación nunca vieron el reporte, ni tampoco lo vieron autoridades locales.

Así que miles de personas permanecieron en áreas que el sistema había identificado como de alto riesgo, según una investigación de The Associated Press.

En la escuela Karino, en el pueblo de Namie, unos 400 estudiantes, maestros, padres y otras personas se congregaron en el patio en el pico de la crisis nuclear causada por el sismo del 11 de marzo. Muchos comieron arroz y cocinaron al aire libre.

Nunca se les informó de las predicciones de que estaban en peligro. En una entrevista con AP, el alcalde de Namie dijo que le tomó más de 24 horas darse cuenta — por medio de la televisión — de que los evacuados estaban en peligro.

El alcalde envió autobuses para sacar del área a algunos de ellos, pero, desconocedores de los riesgos, fueron llevados a otra parte del pueblo que también estaba en la ruta de riesgo radiactivo. La mayoría quedaron por su cuenta.

"Cuando lo pienso ahora, me siento indignado", dijo el director de la escuela, Hidenori Arakawa. "Pusieron nuestras vidas en peligro".

Documentos obtenidos por AP, entrevistas con funcionarios clave y una revisión de otros documentos y transcripciones parlamentarias indican que el uso por el gobierno de la información del sistema de pronósticos fue obstaculizado por una ruptura en las comunicaciones y una falta de entendimiento del sistema a los niveles más altos.

No está claro a cuánta radiación puede haber estado expuesta la gente que permaneció en áreas en el paso de la columna radiactiva, mucho menos si algunas pudieran sufrir problemas de salud, pero el hallazgo podría contener lecciones para otros países en vista de que sistemas de advertencia similares se utilizan en todo el mundo.

Esta fue su primera prueba en una grave crisis.

Pudiera ser difícil incluso probar una conexión. Las autoridades de salud dicen que no hay planes de dar prioridad a pruebas de radiación para quienes estaban en la escuela.

___

Yamaguchi reportó desde Tokio.