La agrupación ecologista Greenpeace irrumpió hoy en la apertura del BAFWeek, la semana de la moda de Buenos Aires, con la organización de un "antidesfile" para denunciar a las marcas que a su juicio contaminan el río Matanza-Riachuelo, que bordea la capital argentina.

Bajo la leyenda Colección Matanza Riachuelo varias modelos desfilaron vestidas con ropa de cuero para denunciar a tres empresas que se proveen de materias primas pertenecientes a compañías de curtido de cuero que contaminan al Riachuelo.

Según aseguró Greenpeace, estas empresas son Ricky Sarkany, Grimoldi y Prüne, todas macas muy reconocidas en el mercado argentino y en otros países de la región por sus colecciones de calzados, marroquinería y abrigos de cuero.

Greenpeace dijo en un comunicado que ha investigado y documentado la presencia de sustancias químicas peligrosas y contaminantes en las descargas de los establecimientos de curtido de cueros que provee a estas marcas.

Los ambientalistas reclaman a los líderes del sector del calzado que implementen políticas ambientales propias respecto a sus proveedores, con el objetivo de comprometer al sector del curtido a reducir las sustancias peligrosas y contaminantes de sus procesos productivos, acompañados de un plan de acción con plazos concretos.

Según la organización ecologista, Ricky Sarkany "ya se comunicó con Greenpeace para realizar las mejoras correspondientes en su cadena de proveedores".

"Las marcas líderes que se proveen de productos procedentes de los sectores contaminantes del Riachuelo deben tomar la iniciativa y aceptar la responsabilidad de los vertidos de sustancias peligrosas y contaminantes", señaló Consuelo Bilbao, coordinadora de la Campaña Riachuelo de Greenpeace.