El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, se encuentra "muy bien" de salud sin que se haya reactivado del cáncer linfático que le fue diagnosticado y tratado hace un año, indicó hoy su médico personal, Jorge Querey.

"A un año del problema, este es un momento muy importante porque estamos hablando de un buen pronóstico a largo plazo", afirmó Querey tras realizar un chequeo rutinario a Lugo, quien desde agosto a noviembre de 2010 ha pasado por seis sesiones de quimioterapia en Sao Paulo (Brasil) y Asunción.

Querey, que también ocupa un cargo administrativo en el gabinete presidencial, señaló que Lugo está sin medicación alguna salvo las de mantenimiento contra el linfoma "no Hodgkin" que le fue detectado el 6 de agosto de 2010.

Añadió que los cuidados del mandatario son los propios de una persona de más de 40 años, con sobrepeso, y están vinculados a una dieta adecuada y caminatas.

El próximo día 15 Lugo, de 60 años, cumplirá tres años en la Presidencia, a la que llegó para un mandato de cinco años al frente de una coalición de amplia base ideológica que puso fin a 61 años de hegemonía política del Partido Colorado (conservador).