La Reserva Federal anunció el martes que seguramente mantendrá su tasa clave de interés en su actual mínimo histórico durante dos años más, tras reconocer que la economía de Estados Unidos está más débil de lo que había pensado al haber riesgos cada vez mayores.

La Fed dijo que considera mantener su tasa de interés cerca de cero hasta mediados de 2013. La tasa se ha mantenido en ese mínimo sin precedente desde diciembre de 2008. La Fed sólo había dicho antes que podría mantenerla baja por un "periodo amplio".

Los integrantes de la Fed utilizaron un léxico más pesimista para describir las condiciones económicas actuales. Dijeron que a la fecha, la economía ha crecido a un ritmo "considerablemente más lento" que lo que había dijo previamente la Fed.

Agregaron que los factores temporales, como el encarecimiento de la energía y la crisis en Japón, apenas han incidido "algo en la debilidad reciente" de la actividad económica.

La mención explícita de un periodo de tiempo determinado tiene como fin sosegar el nerviosismo entre los inversionistas. Les dota de un panorama más claro del periodo en el que podrán recurrir a un crédito muy barato y fue al menos un año mayor al que habían augurado diversos economistas.

El anuncio del martes al parecer no fue de mucha utilidad. Las acciones cayeron inicialmente después de que se emitiera el anuncio, quizá como reflejo de la decepción de que la Fed no anunció que haría nuevas compras de bonos.

Los funcionarios de la FED se reunieron en medio de las conjeturas generalizadas en cuanto a qué dirían o qué medidas adoptarían nuevamente para corregir un panorama económico sombrío.

El mercado bursátil se ha desplomado y las estadísticas del gobierno ponen de relieve una economía más débil cuatro semanas después de que Ben Bernanke dijera ante el Congreso que la Fed estaba lista para actuar ante un empeoramiento de las condiciones económicas.

Estados Unidos creció a una tasa anual de apenas 0,8% en el primer semestre. Los consumidores redujeron su gasto por primera vez en 20 meses. Los salarios casi no aumentan. El sector manufacturero tiene un crecimiento leve y las empresas de servicios registran una expansión que es la más lenta en 17 meses.

Los empleadores hicieron en julio contrataciones que superaron en número las de los dos meses anteriores, pero la cifra de puestos nuevos de trabajo es mucho menor que la necesaria para lograr una reducción importante en la tasa de desempleo, que se ubica en 9,1%.

La tasa de desocupación ha rebasado 9% todos los meses, salvo en dos, desde el fin oficial de la recesión en junio de 2009.