La policía detuvo a 132 personas y confiscó marihuana con un valor de 800 millones de dólares en una amplia campaña contra cultivos ilegales en terrenos públicos de California usados por grupos mexicanos del narcotráfico, informaron el martes las autoridades.

La operación de tres semanas, llamada Full Court Press, terminó con el decomiso de 632.000 plantas de marihuana como parte de las acciones para eliminar los sembradíos ilegales en el Bosque Nacional Mendocino, ubicado en la principal región productora de esa droga en el norte de California.

En la campaña fueron también capturadas 132 personas, de las cuales 118 fueron fichadas por acusaciones federales y estatales, y 12 quedaron detenidas por supuesto ingreso a Estados Unidos sin autorización.

Varias organizaciones del narcotráfico radicadas en México estaban detrás de los cultivos ilegales, dijo la vocera del Departamento de Justicia, Michelle Gregory.

En otros años, las autoridades han responsabilizado a los carteles mexicanos de la droga de algunos de los sembradíos más grandes en el estado, pero Gregory no se refirió a esa aseveración.

"Hemos seguido a todos esos grupos por varios años", indicó Gregory. "Hemos estado tratando de averiguar quiénes son esos individuos, y (cuáles son) sus vínculos".

El valor de los casi 800 millones de dólares es una estimación conservadora, basada en la cotización callejera de la marihuana de unos 2.500 dólares la libra (454 gramos), dijo un portavoz regional del Servicio Forestal de Estados Unidos, John Heil.

El bosque de 3.626 kilómetros cuadrados (1.400 millas cuadradas) abarca seis condados en una región de montañas y árboles conocida como el Triángulo Esmeralda, debido a su alta concentración de haciendas que cultivan marihuana legalmente.

Las autoridades dijeron que los agentes decomisaron 907 kilogramos (casi 2.000 libras) de marihuana procesada, 38 armas y 20 vehículos. Afirmaron que hubo denuncias de ciudadanos por constantes confrontaciones con guardias armados de los cultivos.

Los agentes también retiraron del lugar basura y sustancias químicas, así como kilómetros de tuberías para irrigación que dañan los terrenos forestales y las acequias.