El Museo Metropolitano (Met) de Nueva York clausuró la exposición dedicada al diseñador británico Alexander McQueen (1969-2010) tras un éxito sin precedentes para una muestra dedicada a la moda, que atrajo a un total de 661.509 visitantes desde que abrió el pasado 4 de mayo.

La institución, que los lunes está cerrada, amaneció hoy calmada después de un fin de semana frenético, en el que "Alexander McQueen: Belleza Salvaje" atrajo largas colas al museo, que se mantuvo abierto por primera vez en su historia hasta la medianoche para un evento como éste.

Con más de medio millón de visitas, se trata de la octava muestra temporal más exitosa del Met, una popularidad hasta ahora reservada para pesos pesados del arte como Leonardo Da Vinci (1452-1519) y Pablo Picasso (1881-1973).

En el caso del modisto, el museo incluyó más de cien diseños y setenta accesorios que hacían un recorrido de casi dos décadas por su trabajo, desde su primera colección en 1992 como recién graduado en la escuela de diseño londinense Central Saint Martins hasta el último desfile que el público tendría que haber visto en marzo de 2010.

McQueen se suicidó en febrero de ese año, dejando tras de sí una estela de diseños que "desafiaron y renovaron nuestro entendimiento de la moda más allá de la utilidad, hasta convertirse en una expresión de cultura, política e identidad", explicó durante la presentación el comisario de la exposición, Andrew Bolton.

El éxito de la muestra, que por el momento no va a viajar a otras instituciones, sorprendió incluso a los responsables del Met, que la prorrogaron una semana y permitieron visitarla de forma excepcional los lunes, previo pago de 50 dólares como tarifa especial.

Además, el museo registró durante los últimos doce meses hasta 5,68 millones de visitantes, la mayor cantidad anual en las últimas cuatro décadas y un éxito que los responsables atribuyeron en parte a "Alexander McQueen: Belleza Salvaje".