La policía detuvo el martes a 33 personas, incluido un viceministro, en un operativo para desarticular un esquema de corrupción en el del Ministerio de Turismo.

Entre los detenidos figuran el secretario ejecutivo (viceministro) del ministerio, Frederico Silva da Costa, directores, empresarios y funcionarios del Instituto Brasileño de Desarrollo de Infraestructura Sustentable (Ibrasi), según un comunicado de la Policía Federal.

"Las investigaciones de la Policía Federal apuntan fuertes indicios de desvíos de recursos públicos en la ejecución de convenios del Ministerio de Turismo que tienen por objeto la capacitación profesional" en el sector, agregó.

El comunicado había informado que el número de detenidos era 38, pero en una conferencia de prensa posterior aclaró que había capturado a 33 personas y otros cinco no han sido encontradas pese a que pesa sobre ellas una orden de arresto.

Un total de 200 agentes policiales participaron en el operativo de arrestos e incautación de documentos y computadoras en el ministerio y empresas involucradas.

Según la policía, las personas detenidas serán denunciadas por formación de grupo criminal, desvío de recursos públicos y fraude en licitaciones públicas, lo que podría acarrearles una sentencia de hasta 12 años de prisión en caso de ser encontrados culpables.

El operativo se realizó en la sede del ministerio en Brasilia, así como en los estados de Amapá, en el extremo norte del país, y Sao Paulo.

De acuerdo con la investigación policial, la empresa Ibrasi fue contratada sin concurso público para brindar capacitación en turismo en el estado amazónico de Amapá sin tener condiciones de prestar ese servicio.

El director ejecutivo de la Policía Federal, Paulo de Tarso Teixeira, dijo en conferencia de prensa que el desvío de recursos sería de 3 millones de reales (1,85 millones de dólares) equivalente a dos tercios del contrato con IBRASI para la capacitación de 1.900 personas en turismo.

El jefe policial indicó que los recursos eran desviados por empresarios, funcionarios del ministerio y empresas de fachada, y aseguró que existen "fuertes indicios" de participación del viceministro de Turismo en el esquema.

La acción policial se realizó en momentos que el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff realiza una "limpieza ética" de su gobierno, con la salida de casi 30 funcionarios del Ministerio de Transportes, incluido el ahora ex titular del ramo Alfredo Nascimento.

El ministro de Agricultura, Wagner Rossi, también se ha visto presionado por revelaciones de prensa de que la dependencia ha contratado a familiares de legisladores de su Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el más importante de la base de apoyo de Rousseff.

El lunes, la policía se incautó de computadoras y documentos para investigar potenciales irregularidades en la cartera de Agricultura.

Previamente había dejado su cargo el ministro jefe del gabinete, Antonio Palocci, tras revelaciones de que había multiplicado su fortuna personal por 20 entre 2006 y 2010, cuando se desempeñaba como diputado, sin poder explicar sus ingresos de manera convincente.

El Ministerio de Turismo también está bajo control del PMDB. La AP pidió a esa dependencia un comentario sobre la acción policial del martes pero la oficina de prensa del ministerio indicó que inicialmente no se pronunciaría.