Diversos grupos defensores de animales anunciaron el martes que van a boicotear el primer censo de elefantes que se efectuará en Sri Lanka porque temen que se trate sólo de una "cortina de humo" para capturar y domesticar a los animales.

El Departamento de Vida Silvestre dijo que proseguirá con el plan de contar a los elefantes a partir del jueves a fin de recopilar información sobre la población de estos animales y preparar políticas para preservarlos.

Aproximadamente 20 grupos defensores de la fauna habían aceptado aportar al departamento cerca de 200 voluntarios para que ayudaran a la realización del censo. Sin embargo, retiraron su apoyo porque el ministro para la Vida Silvestre, S.M. Chandrasena, dijo que al término del censo 300 elefantes jóvenes serían capturados y entregados a templos budistas.

"Sólo se trata de una cortina de humo para capturar elefantes jóvenes, en especial los que tengan colmillos, y básicamente domesticarlos", aseguró Rukshan Jayawardene, presidente del Foro de Conservación de la Vida Salvaje.

Jayawardene dijo temer que estos animales no terminen en templos, sino "en residencias privadas donde trabajarán muchas horas".

En las ceremonias budistas se utilizan paquidermos vestidos y decorados que transportan reliquias sagradas de Buda en desfiles por las calles. Los elefantes también son utilizados para pasear a turistas y transportar cargas pesadas, como ocurre en el sector maderero.

Chandrasena no pudo ser localizado de inmediato para que comentara al respecto. Sin embargo, el titular del Departamento para la Vida Silvestre, H.D. Ratnayake, negó que existan planes para la captura y domesticación de elefantes y afirmó que el departamento efectuará el censo.