Los resultados de las elecciones revocatorias realizadas el martes en seis distritos legislativos en Wisconsin pudieran tener efectos en todo el país, donde la batalla sobre los derechos sindicales y la revolución conservadora se encaminan a la contienda presidencial de 2012.

Los demócratas consiguieron arrebatarle dos escaños en el senado estatal de Wisconsin a dos republicanos, pero se quedaron a un escaño de conseguir la mayoría necesaria para controlar la cámara.

Los republicanos retuvieron los otros cuatro escaños y calificaron el resultado de una gran victoria para el gobernador Scott Walker y una confirmación de su agenda conservadora, cuyo sello fue una propuesta polarizadora para eliminar la mayoría de los derechos de negociación de los trabajadores públicos.

"Los republicanos vamos a continuar haciendo lo que le prometimos a los ciudadanos de Wisconsin: mejorar la economía y regresar a Wisconsin al buen camino", dijo el líder de la mayoría senatorial Scott Fitzgerald en una declaración preparada tras conocerse los resultados de los comicios.

Walker intentó darle un tono bipartidista al los resultados.

"En los próximos días espero poder trabajar con legisladores de todos los partidos para crear empleos en Wisconsin y hacer avanzar el estado", dijo Walker.

Demócratas y líderes sindicales vieron el resultado como un indicio positivo para ellos.

"Lo cierto es que, peleando en terreno republicano, hemos comenzado la tarea de frenar la agenda de Scott Walker", dijo el presidente del Partido Demócrata Mike Tate.

Phil Neuenfeldt, presidente de la rama estatal de la central sindical AFL-CIO, dijo que los votantes enviaron el mensaje de que existe un creciente movimiento para salvar a la clase media.

"Que quede claro: Como quiera que se le mire, esta es una victoria sin precedentes", dijo.

Aún así, es mucho menos que lo que los demócratas deseaban lograr. Aunque aún planean conseguir la revocación de Walker, mantener el impulso para ese esfuerzo, que no puede comenzar hasta noviembre, pudiera ser difícil.

El senador Luther Olsen, uno de los cuatro republicanos que ganaron, dijo que esperaba que las victorias debilitasen la campaña para revocar a Walker, "pero no estoy seguro".

Tate, el líder demócrata, dijo el miércoles que las ganancias demócratas mostraban lo vulnerable que es Walker y que el esfuerzo de revocación proseguirá con elecciones en noviembre, que esperan cuenten con una gran participación demócrata.

Dos senadores demócratas enfrentan revocatorias la semana próxima, pero incluso si ganan, los republicanos retendrán su mayoría mínima de 17-16.

Los cuatro senadores republicanos que retuvieron sus escaños fueron Olsen, Sheila Harsdorf, Rob Cowles y Alberta Darling. Dos republicanos — Randy Hopper y Dan Kapanke — fueron derrotados. La ex vice alcaldesa de Oshkosh Jessica King venció a Hopper y la representante estatal demócrata Jennifer Shilling derrotó a Kapanke.

Un noveno senador, el demócrata Dave Hansen, ganó la revocación el mes pasado.

Estrategas de ambos partidos estaban tratando de interpretar los resultados con vistas a la campaña electoral del año próximo, en la que se espera que Wisconsin sea un estado clave.

El estratega demócrata Chris Lehane dijo que los resultados pudieran proveer indicios tempranos para los comicios de 2012 y que espera que los conservadores peleen furiosamente.