Dos de los seis detenidos el sábado último por el asesinato de dos turistas francesas en la provincia argentina de Salta declararon hoy ante el juez que lleva adelante la investigación de la causa, informaron fuentes judiciales.

Se trata de María Fernanda Cañizares, de 24 años, y Omar Ramos, de 47, quienes comparecieron ante el magistrado Martín Pérez, a cargo de la pesquisa por el crimen de las francesas Houria Moumni y Cassandre Bouvier.

Cañizares, hija de un expolicía salteño, dijo ser inocente y sostuvo que un teléfono móvil y una cámara fotográfica que fueron hallados en su poder y que pertenecían a las víctimas eran un regalo de su novio, Gustavo Lasi, quien sufrió hoy una descompensación y se abstuvo de declarar, precisaron las fuentes.

Federico Cañizares, un aspirante a policía y hermano de María Fernanda, se negó a dar su testimonio hasta no conocer los cargos que se le imputan, mientras que Ramos, un guía del paseo turístico en el que fueron encontrados los cadáveres de las jóvenes francesas, también compareció ante el magistrado.

Para este martes, el juez Pérez tiene previsto tomar declaración a Walter Lasi, padre de Gustavo, y al empleado de seguridad Santos Vera.

Los seis fueron detenidos el sábado durante una serie de allanamientos en los que también fueron incautados, además del teléfono móvil y la cámara fotográfica, un arma que pudo haberse utilizado para el crimen y ropa de las turistas francesas.

Por el caso también permanece detenido Daniel Vilte, de 24 años, a quien se acusa de tener relación con el arma utilizada para el asesinato.

Los cuerpos fueron hallados el 29 de julio pasado en un sendero de la Quebrada de San Lorenzo, una reserva natural de la periferia de Salta en la que habían ingresado el pasado día 15.

Una de las víctimas tenía un proyectil calibre 22 alojado en la cabeza y signos de haber sido violada, mientras que la otra mujer, cuyo cadáver fue hallado a unos diez metros de distancia, recibió un disparo por la espalda.

El misterio también rodea a la administradora del hostal salteño en el que se hospedaron las turistas francesas, una española de 51 años de la que no se tiene rastro desde que se conoció el crimen, según relataron medios locales.

Los féretros de las dos turistas llegaron el viernes pasado a Buenos Aires para ser repatriados a Francia.

Fuentes de la pesquisa señalaron además que han llegado a Buenos Aires para su análisis las muestras genéticas recogidas en los cuerpos de las turistas y otros indicios del crimen hallados en la reserva natural salteña donde fueron asesinadas.

Indicaron que el resultado de estos análisis se conocerá en dos semanas y permitirán obtener el perfil genético de quienes atacaron a las extranjeras.

El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, se ha interesado personalmente en el esclarecimiento de este crimen y ha hablado de ello con la mandataria argentina, Cristina Fernández, a quien agradeció por los "rápidos progresos" en la investigación.