Presuntos narcotraficantes peruanos invadieron recientemente una base de la Fundación Nacional Indígena en una remota región de la Amazonia brasileña, dijo el martes la organización.

La base fue "invadida y saqueada a finales de julio por narcotraficantes peruanos" armados que obligaron a huir a miembros de una aislada tribu indígena que vive en el área, dijo la declaración de la fundación, conocida como Funai y que está a cargo de asuntos indígenas en Brasil.

Agentes de la policía federal y personal de Funai que regresaron a la base la semana pasada encontraron en un campamento abandonado una mochila con una punta de flecha perteneciente a la tribu.

Una declaración de Funai dijo que la base está ubicada en un Area Etno-Ambiental Protegida junto al río Envira en el estado de Acre, a unos 32 kilómetros de la frontera entre Brasil y Perú.

El presidente de Funai, Mario Meira, iba a llegar a la base el martes, acompañado por un funcionario del ministerio de Justicia y agentes de la policía federal, dijo la declaración.

De acuerdo con el comunicado, las puntas de flecha pertenecen al grupo indígena que ocupó titulares en la prensa internacional en el 2008 cuando miembros de la tribu fueron fotografiados disparándole flechas a una avioneta que sobrevolaba la zona.

"La punta de flecha es como una tarjeta de identificación de los indígenas aislados", dijo Carlos Travassos, de la división de tribus aisladas de Funai, en la declaración. "Estamos más preocupados que nunca. Esta situación pudiera ser uno de los golpes más duros a nuestro trabajo de protección de grupos aislados en los últimos decenios. Una catástrofe para nuestra sociedad. ¡Un genocidio!".

De acuerdo con la declaración, la policía arrestó al presunto narcotraficante Joaquim Fadista, un ciudadano portugués que opera en Perú.