Atalanta comenzará la temporada de la Serie A con un castigo de seis puntos por su participación en el más reciente escándalo de arreglo de partidos en el fútbol italiano, mientras que su capitán Cristiano Doni fue suspendido tres años y medio.

El comité disciplinario de la federación italiana de fútbol anunció los castigos el martes, después de una larga investigación.

El jugador retirado Giuseppe Signori, ex capitán de la Lazio y delantero de la selección italiana, fue suspendido de toda actividad futbolística por cinco años, mientras que el portero del Benevento, Marco Paolini, que alegadamente drogó a sus compañeros cuando jugaba con Cremonese la temporada pasada, también fue suspendido cinco años.

Entre equipos de las divisiones inferiores, Benevento recibió un castigo de nueve puntos, Ascoli perdió seis unidades, y Piacenza cuatro.