Un grupo que rechaza la tecnología es el responsable del paquete bomba cuyo estallido hirió a dos profesores en una universidad privada en el centro de México, afirmaron el martes las autoridades.

Las autoridades informaron que un paquete sospechoso que al parecer contenía explosivos fue encontrado el martes en otra universidad, el Instituto Políécnico Nacional.

La Procuraduría General de la República inició investigaciones en torno a los dos incidentes, informó la dependencia en un comunicado el martes en la noche.

El grupo, que se identifica como, Individuales Tendiendo a lo Salvaje (ITS) es el firmante de una nota destruida parcialmente que fue encontrada en el lugar del atentado del lunes, dijo el procurador de Justicia del Estado de México, Alfredo Castillo.

Este colectivo se opone a la experimentación con la nanotecnología y ya ha efectuado antes atentados contra profesores, agregó. Una de las víctimas participaba en una investigación sobre robótica. Los dos profesores sufrieron heridas que no amenazan su vida.

El paquete bomba estalló el lunes en la universidad y preparatoria privada Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey en el Estado de México, cerca de la capital nacional.

"El ITS es un movimiento que, de acuerdo a sus ideales, van en contra del desarrollo del neo y nanotecnologías a nivel global, relacionados con varios atentados en distintos países en Europa, como son España y Francia", dijo Castillo.

El procurador afirmó que el paquete era de tipo "rudimentario" y estaba disimulado con etiquetas de un conocido servicio de porteo, al cual no identificó.

Un manifiesto, firmado por el grupo y colocado en el cibersitio culmine.noblogs.org de grupos radicales, afirmaba que "no tenemos ningún tipo de remordimiento, nuestro objetivo" era que el paquete fuera entregado por los vigilantes del lugar "al profesor señalado", a quien identifican como Oscar Camacho y quien no fue herido en el atentado.

En una página de internet que opera el Instituto Politécnico Nacional, de México, menciona que Camacho trabaja en investigaciones que incluyen "sistemas microelectromecánicos". Su formación académica comprende ingeniería en computación y electrónica.

Según la nota del ITS, los "impulsos policiacos" de Camacho por ver el contenido activaron el detonador. "No cabe duda que la curiosidad mató al humano", agrega.

La nota refirió que la nanotecnología y otras tecnologías perjudican a la naturaleza y a las especies, y contribuyen a los desastres naturales. También asegura que el grupo atentó con otro artefacto explosivo a la Universidad Politécnica del Valle de México el 9 de mayo, y amenaza con más ataques.

El procurador alertó a las universidades, empresas y grupos profesionales involucrados en nanotecnología a aumentar sus medidas de seguridad y notificar a las autoridades de cualquier cosa sospechosa.

En un comunicado, el presidente de la Asociación Nacional de Universidades, Rafael López Castañares condenó el ataque.

"Ligaría estos ataques con algún tipo de desbalance totalmente ajeno a las causas de las universidades".