La policía londinense ordenó el lunes a los clubes de fútbol que posterguen sus partidos programados para el martes ante la violencia, los saqueos e incendios que se extendían por la capital inglesa por tercera noche seguida.

Los partidos del martes por la Copa de la Liga entre West Ham y Aldershot y Charlton y Reading se suspendieron por la escasez de efectivos de seguridad.

También corría peligro de suspensión el amistoso entre Inglaterra y Holanda programado para el miércoles en el estadio de Wembley, en el norte de Londres. Los organizadores se reunirán con la policía 24 horas antes del partido para debatir la situación.

Sin embargo, West Ham informó que la policía le ordenó postergar su partido porque "todos los eventos públicos importantes en Londres serían reprogramados" por la necesidad de concentrar los recursos de la policía en otras zonas.

La violencia comenzó la noche del sábado cuando una protesta pacífica por la muerte de un hombre por disparos policiales se convirtió en un caos.