La ministra brasileña de la Presidencia, Gleisi Hoffmann, acusó hoy a los líderes mundiales de no "estar a la altura" de una situación económica "seria" como la actual y llamó a "proteger" a Brasil de la crisis de una "forma sistemática".

"La dificultad de recuperación de las economías europeas y estadounidense es considerable. En esos países, los liderazgos políticos no han estado a la altura de la complejidad de la situación y han arrojado al mundo las consecuencias de su incapacidad", dijo Hoffmann durante un seminario.

En opinión de la ministra, las autoridades económicas y políticas de los países más industrializados no han conseguido por ahora encontrar "soluciones sensatas" a los problemas causantes de la crisis.

Hoffmann alertó de la necesidad de "actuar con cuidado y responsabilidad" con el objetivo de impedir que las turbulencias internacionales interfieran en el crecimiento y la estabilidad macroeconómica brasileña, según un comunicado oficial.

"La última cosa que queremos, la última cosa que nos podemos permitir es poner en riesgo el proyecto de desarrollo de nuestro país. Los tiempos son duros y necesitamos estar preparados para proteger a Brasil de esta grave crisis", subrayó.

Además destacó que dado que la crisis mundial parece que va a ser "prolongada", "es necesario resistir de forma sistemática", durante el discurso de apertura del seminario, dedicado a políticas públicas para las nuevas clases medias.

La ministra dijo que Brasil fue el primer país en recuperarse de los "efectos del periodo inicial de esta crisis que afectó al mundo de forma aguda" y agregó: "vamos a continuar resistiendo".

Hoffmann destacó que el Ejecutivo brasileño está aplicando medidas de austeridad en la política fiscal, además de políticas de estímulo para la industria y el comercio.

La crisis financiera internacional y el lento proceso de recuperación de las primeras economías del mundo, mercados tradicionales de las exportaciones brasileñas de manufacturas, están teniendo un impacto negativo sobre el sector industrial del país.

Para combatir la pérdida de competitividad de la industria brasileña, vapuleada además por la fuerte revalorización del real, el Gobierno lanzó la semana pasada un paquete de exenciones fiscales.

Arrastrado por las turbulencias internacionales el principal indicador de la plaza paulista, el Ibovespa, cedía hoy un 5,18 por ciento, hasta los 50.204 puntos, a mediodía. EFE