La vuelta del atacante hondureño David Suazo al Cagliari debería haber sido como el regreso del hijo pródigo, pero todo quedó en buenas intenciones.

Suazo fue invitado el domingo a abandonar la pretemporada del club, donde se estaba preparando desde el 18 de julio para iniciar el campeonato con su antiguo equipo. Las autoridades del club no dieron detalles de la razón, aunque en las declaraciones del hondureño se adivina alguna diferencia sobre su contrato.

El 11 de julio, el presidente del Cagliari, Massimo Cellino, había anunciado que el delantero hondureño volvía tras cuatro años, después de haber militado en el club por ocho.

El jugador de 31 años concluyó su contrato con el Inter el 30 de junio, tras cuatro campeonatos en que sólo participó con cierta frecuencia en el primero y luego tuvo apariciones esporádicas por razones técnicas y lesiones.

"Suazo, hace algún tiempo, me había pedido volver y su petición es una orden para mí. El fue mi gran desafío, lo contraté cuando tenía 19 años e hizo la historia del Cagliari", expresó Cellino en esa ocasión.

Al ser invitado a dejar la concentración del equipo, el jugador se declaró sorprendido.

"No puedo entender por qué esta situación, he firmado un contrato en blanco con el fin de evitar malos entendidos, no he recibido ninguna explicación. Yo ya había hablado con el presidente para aclarar todos los puntos, ahora no sé ni qué pensar. Lamento mucho esta situación y en lo que se ha convertido", afirmó.

"Me dieron la noticia de que tenía que dejar la concentración. Yo quería ser un jugador importante para este equipo, pero mi voluntad no es suficiente", expresó.

"No he hablado aún con Cellino. Seguro que voy a tratar de comunicarme con él, porque tengo derecho a saber la razón de esta exclusión", manifestó.

Sin embargo, en una breve declaración que hizo Cellino el lunes, cerró las puertas al delantero.

"Una historia que me ha herido profundamente, por un poco de tiempo actué solo con el sentimiento y el afecto, pero por suerte me desperté del sueño y entendí que me estaba equivocando", afirmó el directivo.