La empresa estatal Petroecuador anunció hoy un programa para la mejora de los carburantes en el país andino, que pretende reducir su cantidad de azufre para que sean menos contaminantes y aumentar su octanaje, informó hoy el gerente de la compañía, Marco Calvopiña.

La medida se aplicará a partir de noviembre de este año, tanto en el diesel como en la gasolina usada para el sector automovilístico, y se prevé que la primera fase, en la que se sustituirá los actuales combustibles por unos de calidad superior, culmine a inicios de 2012.

En la segunda etapa, que tiene previsto su fin en 2015, se dispone la construcción de plantas en refinerías ya existentes para abastecer de carburantes de mayor calidad al mercado nacional.

El proyecto para instalar plantas de mejoramiento de los hidrocarburos ya se encuentra en proceso de licitación en las refinerías Esmeraldas y Amazonas, en las que se calcula inversiones por 600 y 800 millones de dólares, respectivamente.

"En cuanto a inversión vamos a necesitar invertir unos 1.400 millones hasta 2014, que esperamos hacer con financiación externa", dijo en una rueda de prensa Calvopiña, una cifra a la que se deberán añadir el "costo de las importaciones adicionales" de carburantes, cuyo cálculo aún debe ser verificado.

El anuncio llega tras las declaraciones del presidente de la República, Rafael Correa, durante su informe semanal del pasado sábado, en el que afirmó que Ecuador cuenta con "el peor diesel del mundo".

El país andino comercializa un diesel con 7.000 partes por millón (ppm) de azufre, una cantidad muy superior a la media europea, "de diez partes por millón", dijo el mandatario.

Esa cantidad de azufre en el diesel es superior a la mayoría de países de la región y solo igualada por Uruguay, según un informe presentado hoy por Petroecuador.

Según el mismo documento, la gasolina, con 750 partes por millón de azufre en la de tipo extra y 1.000 en la súper, también se sitúa entre las más contaminantes de Latinoamérica.

Calvopiña explicó que la mejora de carburantes supondrá un aumento en el valor por galón (3,78 litros) de "unos diez a quince centavos", y valoró el proyecto como "viable" y realizable "a corto plazo" mediante la "importación de productos de mayor calidad" que se "mezclan" con los que se producen en las refinerías del país.

Calvopiña remarcó que el Gobierno determinará quienes asumirán la subida de precios, si será el Estado o los usuarios.

El programa aportará una serie de beneficios "ambientales", pues "se reducen las emisiones de componentes sulfurados" que afectan a la "calidad del aire", y se podrán "importar vehículos con motores de última generación" y "menor consumo de combustible", dijo Calvopiña.

Según el informe, en octubre de 2012 se pretende generalizar el uso de un diesel de Ultra Bajo Azufre (UBA), que contiene 10-15 ppm.

Primero, se cambiará el diesel actual por la versión "premium", de 500 ppm, que actualmente sólo se entrega para el sector automotriz en Quito, Guayaquil y Cuenca, donde abastece parte del mercado, y de forma "progresiva" se avanzará hasta el de tipo UBA, afirmó Calvopiña.

Para 2015, se prevé finalizar la construcción de planta de Hidrosulfuración en refinería existentes y refinería del Pacífico (en proyecto de construcción) para suministrar Diesel UBA, calidad Euro V, al mercado nacional.

En cuanto a la gasolina, en una primera etapa, prevista para enero de 2012 se sustituirá la gasolina extra y la gasolina súper actual, con bajo octanaje y alto azufre, según los parámetros regionales.

Así, la extra, con 81 octanos y 750 ppm de azufre, pasará a tener 85 octanos y 600 ppm, mientras que la súper, con 90 octanos y 1.000 ppm de azufre, quedará en 95 octanos y 150 ppm de azufre.

En una segunda etapa del plan para la gasolina, se construirán planta de Reformación Catalítica y Craqueo Catalítico Fluidizado (FCC) en refinerías existentes y refinería Pacífico para abastecer de gasolinas de calidad Euro V al mercado nacional en 2015.