El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró hoy que su país seguirá su colaboración con las autoridades afganas para evitar que Afganistán sea un "refugio seguro" para los terroristas.

"Nuestras tropas continuarán el trabajo duro (en apoyo) a una transición hacia un Gobierno más fuerte en Afganistán y garantizar que ese país no se convierte en un refugio seguro para los terroristas", afirmó el presidente.

Obama efectuó estas declaraciones desde el Comedor de Estado de la Casa Blanca después de que treinta soldados estadounidenses, un traductor y siete militares afganos murieran al ser derribado un helicóptero "Chinook" por los talibán en la provincia oriental de Wardak.

Obama dijo que ha hablado con los generales que dirigen las operaciones sobre el terreno y con el presidente afgano, Hamid Karzai, a quien reiteró el compromiso estadounidense con la misión en Afganistán.

"Presionaremos y lo conseguiremos", enfatizó.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) indicó que éste ha sido el ataque en el que más soldados estadounidenses han muerto en una sola acción, en apoyo a la misión en Afganistán.

Hasta ahora, el ataque más mortífero de un sólo día contra las tropas de EE.UU. fue el del 28 de junio de 2005 en la provincia de Kunar, que dejó 19 muertos.

El ataque refleja la volátil situación que impera en Afganistán, ahora que Estados Unidos y la OTAN han iniciado la retirada paulatina de sus tropas.

EE.UU. tiene previsto retirar 10.000 soldados para fines de este año, 33.000 para septiembre de 2012, y completar la retirada para fines de 2014.

Según datos del portal independiente icasualties.org. en lo que va de año han muerto en lo que va de año 379 soldados de la ISAF.

Medios estadounidenses indicaron que 22 de los soldados que viajaban en el helicóptero caído el fin de semana eran de la misma unidad que en mayo pasado mató al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, aunque los fallecidos no habían participado directamente en esa operación.

El mandatario estadounidense recordó a las víctimas del ataque que "arriesgaron sus vidas por los valores que nos unen como nación".

Obama destacó los distintos orígenes de los soldados fallecidos y su diversidad, pero destacó que sirvieron al país como un equipo, cumplieron sus responsabilidades juntos, algo que, según dijo, debe servir a los estadounidenses como ejemplo.