El presidente Evo Morales viajará el lunes a China para estrechar lazos con ese país un día después de poner en operaciones seis aviones de combate k-8 comprados al gigante asiático para enfrentar al narcotráfico en Bolivia.

La ministra de Planificación del Desarrollo Viviana Caro dijo el lunes que acompañará al mandatario en su viaje a Beijing, adonde esperan arribar el miércoles.

La semana pasada Morales comentó que será él único mandatario sudamericano invitado por su colega Hu Jintao a la inauguración de los juegos deportivos universitarios de verano.

China se ha convertido en un importante socio comercial de Bolivia. La compañía China Great Wall Industries Corporation fabrica el primer satélite boliviano que será puesto en órbita en tres años con un crédito de ese país por 339 millones de dólares.

El lunes, día de las fuerzas armadas en Bolivia, los seis aviones chinos k-8 iniciaron operaciones con un vuelo de exhibición. Las aeronaves fueron ensambladas en Bolivia y es la mayor compra de aviones de combate en décadas para operaciones de entrenamiento, control del espacio aéreo y lucha contra el narcotráfico, informó la fuerza aérea boliviana.

Se trata de aeronaves biplaza y sustituirán a los viejos T-33 adquiridos en la década de los 70.

En una entrevista con el diario La Razón Morales reveló el fin de semana que aprovechará su viaje a Beijing para sondear la posibilidad de construir un puerto en Ilo, en el sur de Perú, donde el gobierno peruano cedió a Bolivia una zona económica especial por 99 años.

Asimismo, la semana pasada funcionarios de Bolivia y China suscribieron un memorándum de entendimiento que permitirá a la compañía Citic Gouan cooperar en investigación para la futura industrialización de un rico yacimiento de litio en el sur del país.

Morales se propone fabricar baterías de litio en Bolivia y ha firmado acuerdos de cooperación e investigación con Japón y Corea del Sur. Una planta piloto para la fabricación de carbonato de litio está en ejecución.

Bolivia posee poco más de la mitad de las reservas mundiales de litio en el Salar de Uyuni en el sudeste y el mandatario ha dicho que hará tratos con el socio que quiera industrializar el cotizado metal en territorio boliviano.

Las baterías de litio son usadas en celulares, reproductores digitales de música, computadores personales y tienen gran proyección en la industria de los autos eléctricos o híbridos menos contaminantes.