Las principales bolsas europeas abrieron hoy con bajas, siguiendo la estela de las asiáticas, aunque Milán y Madrid respondieron positivamente al apoyo expresado ayer por el BCE.

El Dax 30 de Fráncfort descendió en la apertura un 0,8 %, el CAC-40 de París un 0,95 %, y el FTSE-100 de Londres, el 0,73 %.

Sin embargo, el FTSE MIB de Milán subió un 0,29 %, y el IBEX 35 de Madrid se disparaba el 2,64 % en los primeros minutos de negociación, después de que ayer el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo que el banco central va a "implementar activamente" su programa de compra de deuda pública de los países de la zona del euro.

Esta declaración se interpretó como un compromiso de BCE a adquirir deuda soberana de España e Italia.

Además, la prima de riesgo española bajaba poco antes de la apertura de las bolsas hasta los 298,9 puntos básicos después de cerrar el pasado viernes en 370, y la italiana descendió a 309 puntos básicos, después de cerrar el viernes en 373.6.

Las principales bolsas asiáticas cerraron con pérdidas, con una caída de casi el 4 % en Seúl, y Tokio, el 2,17 %, pese a la declaración del BCE y un comunicado del G7, que antes de la apertura se comprometió a una coordinación para asegurar la estabilidad de los mercados financieros.

El G7 celebró una teleconferencia de urgencia para tratar de aliviar el impacto en los mercados de la rebaja de la deuda estadounidense por parte de la agencia Standard & Poor's.