Alex Meruelo prometió el lunes hacer todo lo posible por ganar un campeonato para Atlanta si la NBA aprueba su acuerdo para adquirir una participación mayoritaria en los Hawks.

El hijo de inmigrantes cubanos, de 48 años, sería así el primer dueño mayoritario hispano de un equipo de la NBA.

Meruelo tendrá una participación accionaria superior al 50% en los Hawks, que permanecerán en Atlanta, además de los derechos de operación del estadio Philips Arena.

Se negó a revelar el monto y otros detalles de la transacción en vista de la huelga patronal en la NBA y el hecho de que la aprobación de la liga sigue pendiente.

Confirmó que miembros del consorcio que posee actualmente el equipo, incluidos sus dueños mayoritarios, Bruce Levenson y Michael Gearon Jr., conservarán un paquete minoritario "durante un tiempo".

Levenson y Gearon no asistieron a la conferencia de prensa del lunes.

La voz de Meruelo se quebró y sus ojos se llenaron de lágrimas cuando se le preguntó qué pensaba de ser el primer dueño hispano en la NBA.

"Ante todo, es un privilegio y me siento honrado", dijo. "Creo que es muy importante. Siendo yo hispano, el ser el primero me conmueve. Espero hacer lo correcto. Quiero que se sientan orgullosos de mí".

Meruelo, empresario inmobiliario y dueño de una cadena de pizzerías, dijo que pasará en Atlanta todo el tiempo que sea necesario.

Se puso una gorra roja de los Hawks y dijo que hará "los máximos esfuerzos" para ganarse el respeto y la confianza de los fanáticos.

Nacido en Nueva York y criado en California, Meruelo dijo que ser un dueño de la NBA es "un sueño hecho realidad para mí".

Preguntado si era fanático de los Knicks o los Lakers, dijo que "soy un fanático de los Hawks, al mil por ciento", y añadió que su objetivo será colgar el banderín de campeón en la Philips Arena.

El grupo dueño de los Hawks hasta ahora vendió recientemente el equipo de hockey sobre hielo Atlanta Thrashers a un consorcio que lo trasladó a Winnipeg, Canadá.

Meruelo lidera la firma de inversiones Meruelo Group, con sede en Downey, California, que adquirió recientemente el Grand Sierra Resort y Casino en Reno, Nevada, según trascendidos por 42,45 millones de dólares.

También fundó La Pizza Loca, con medio centenar de restaurantes propios o vendidos bajo franquicia en el sur de California, según la página de internet del grupo.