Los serbios del norte de Kosovo han aceptado el acuerdo provisional para poner fin a la crisis en la tensa frontera entre Serbia y Kosovo, aunque por ahora no han retirado sus barricadas, informa hoy la prensa en Belgrado.

Radenko Nedeljkovic, representante de los serbios kosovares, declaró a la prensa tras una reunión con el presidente serbio, Boris Tadic, anoche en Belgrado, que quieren "preservar todos juntos la paz, la unidad y la estabilidad" en el norte de Kosovo.

Indicó que los serbios deben cumplir los compromisos del acuerdo logrado, y anunció que en una reunión con los líderes locales, prevista para el martes, pedirá que "se proporcione la plena libertad de movimientos en todas las carreteras".

Los serbios, mayoría en el norte de Kosovo, mantienen sus barricadas en tres carreteras del norte, colindante con Serbia, que en las dos semanas pasadas fue el escenario de serias tensiones.

Los problemas surgieron cuando Pristina envió unidades de policía especial para controlar los pasos fronterizos de Jarinje y Brnjak, lo que causó serios enfrentamientos con extremistas serbios.

El acuerdo provisional fue logrado el pasado viernes tras días de negociaciones entre Belgrado y Pristina con mediación de la OTAN, que controla la frontera con sus efectivos.

El pacto estará en vigor hasta el 15 de septiembre, cuando debería reanudarse el diálogo entre Belgrado y Pristina, amparado por la Unión Europea, que se había visto en crisis por el aumento de las tensiones en el norte kosovar.