La prima de riesgo de Italia, que se mide con el diferencial entre el bono nacional a diez años y el alemán del mismo plazo, se relajó hoy tras el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de que comprará deuda española e italiana, situándose poco después de la apertura del mercado en los 309 puntos básicos.

El rendimiento de los bonos italianos a diez años se situó en el 5,56 %, en niveles superiores al 6 % de interés en los que se había llegado a situar el pasado viernes, en una jornada turbulenta que hizo saltar todas las alarmas.

De hecho, la prima de riesgo de la deuda italiana cerró el pasado viernes en los 373,6 puntos básicos, por primera vez desde mayo de 2010 por encima de la de España, que lo hizo en los 370,87 puntos básicos.

Tras una reunión de urgencia celebrada este domingo ante la escalada de las primas de riesgo de España e Italia, el Consejo de Gobierno del BCE informó de que va a adquirir deuda soberana de España e Italia para evitar un contagio de la crisis de endeudamiento a estos países tras los ataques especulativos.

El movimiento del BCE se suma al llevado a cabo también por el G7, los siete países más industrializados del mundo, que, tras varios contactos durante el fin de semana, reforzó su compromiso de cooperación para asegurar la estabilidad de los mercados financieros, ante los problemas ya no solo de la deuda en Europa, sino también en EEUU tras la rebaja en su calificación por parte de Standard & Poor's (S&P).

La Bolsa de Milán abrió hoy con signo positivo (su índice selectivo FTSE MIB subía un 0,29 % en la apertura), lo que además se interpreta como una buena acogida por parte de los inversores al anuncio del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, de nuevas reformas y la anticipación de su objetivo de equilibrio presupuestario un año, a 2013.