La Comisión Europea (CE) considera que las diferentes declaraciones emitidas en las últimas horas por el G7, el G20, el Banco Central Europeo (BCE) y diferentes Estados miembros de la UE "van en la buena dirección" y envían un "fuerte mensaje de confianza a los mercados.

"Para nosotros todos los mensajes que han salido durante el fin de semana del G7, G20, de diferentes Estados miembros y del BCE van en la buena dirección", en la misma del Ejecutivo comunitario, indicó Oliver Bailly, un portavoz de la Comisión Europea.

Consideró las declaraciones positivas porque "envían un fuerte mensaje de confianza a los mercados y a los actores principales".

El G7 -integrado por EEUU, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón- reforzó hoy su compromiso de cooperación para asegurar la estabilidad de los mercados financieros, mientras que el G20 -las economías más ricas y emergentes- subrayó su compromiso a "tomar todas las medidas" de manera concertada para apoyar la estabilidad financiera y promover un mayor crecimiento económico.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, consideraron hoy "esencial" que se apliquen de forma "rápida y completa" las medidas anunciadas por Italia y España, y aseguraron que sus países tendrán superados los trámites de ratificación de los acuerdos de los líderes de la eurozona del 21 de julio antes de finales de septiembre.

En la cumbre, los líderes definieron los detalles del segundo rescate a Grecia y dieron más poderes al Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para que pueda prevenir, recapitalizar bancos y comprar bonos en el mercado secundario.

En cuanto a la propuesta del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, de aumentar el tamaño del FEEF y del Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM, según sus siglas en inglés) que lo sustituirá el 1 de julio de 2013, Bailly no quiso entrar a comentar la cifra o la fecha en la que se aumentaría el tamaño del fondo, a lo que se opone tajantemente Berlín.

"Cuanto antes es la fecha adecuada", señaló, en referencia a la modificación del FEEF.

El BCE informó el domingo de que va a adquirir deuda soberana de España e Italia para evitar un contagio de la crisis de endeudamiento a estos países, algo que ha comenzado a hacer hoy según EFE-Dow Jones.

"Confiamos en las medidas que está tomando, ha tomado el BCE, para asegurar la estabilidad financiera de la eurozona", afirmó Bailly al respecto.

El portavoz reiteró, no obstante, que "no vemos ninguna necesidad de apoyo financiero para Italia y España" y alabó los anuncios de los respectivos gobiernos de esos dos países de que impulsarán más medidas para alcanzar la consolidación fiscal.

"Confiamos en que estas medidas serán suficientes para garantizar la estabilidad financiera", señaló Bailly.

El Gobierno español aprobará este mes medidas para apuntalar el cumplimiento del objetivo de déficit, entre ellas incrementar este mismo año los pagos a cuenta para grandes empresas y flexibilizar el contrato a tiempo parcial, y prevé acordar con las comunidades autónomas que la regla de gasto esté lista en septiembre.

Italia anunció su intención de adelantar un año, a 2013, el objetivo del equilibrio presupuestario, asunto que además pretende introducir como exigencia en la Constitución italiana y avanzó además una liberalización del mercado empresarial, una reforma laboral y la aceleración de la reforma fiscal.