La bolsa española se disparaba el 2,64 % en los primeros minutos de negociación por la relajación de la prima de riesgo ante el mensaje de tranquilidad del BCE y el compromiso del G7 de asegurar la estabilidad de los mercados financieros internacionales tras la rebaja del rating de EEUU.

Así, el principal selectivo del mercado español, el IBEX 35, se colocaba en 8.900,20 puntos tras descolgarse de la tendencia bajista marcada por las bolsas asiáticas.

El indicador se vio catapultado después de que la prima de riesgo española bajara hoy de la cota de los 300 puntos básicos, frente a los 370,87 puntos básicos del pasado viernes.

En esa evolución fue crucial el anuncio que hizo ayer el Banco Central Europeo (BCE) de que va a adquirir deuda soberana de España e Italia para evitar un contagio de la crisis a estos países.

Este fin de semana también se dio a conocer el mensaje de tranquilidad de los ministros de Finanzas y los responsables de los bancos centrales del G7, que se comprometieron a cooperar para asegurar la estabilidad de los mercados financieros en medio de los problemas de deuda en Estados Unidos y Europa.

El encuentro fue convocado para tratar de aliviar el impacto en los mercados de la rebaja de la nota de la deuda estadounidense por parte de la agencia Standard & Poor's y los persistentes problemas fiscales en la zona del euro.

Los bancos eran los valores que más impulsaban al alza el IBEX 35, impulsados por el Santander, que se disparaba el 6,19 por ciento tras los primeros minutos de negociación, mientras que el BBVA ganaba el 5,52 por ciento.

Bankinter, con un alza del 3,90 por ciento, o el Banco Popular, con el 3,40 por ciento, eran otras de las entidades financieras más alcistas.

El resto de pesos pesados del IBEX 35 registraban avances más moderados, como era el caso de Telefónica, que se revalorizaba el 1,80 por ciento, en tanto que Iberdrola lo hacía el 1,68 por ciento y Repsol, el 1,34 por ciento.