La flamante contratación del París Saint-Germain, Javier Pastore, dijo el lunes que el monto de su contratación — que según trascendidos es una cifra récord — "no es una forma de presión" y que el precio "no significa nada" en comparación con ganar un título.

El PSG no ha divulgado las cifras, pero según trascendidos el centrocampista de la selección argentina transferido del Palermo italiano costó unos 42 millones de euros (60 millones de dólares), superando de lejos los 47,6 millones de dólares que PSG pagó al Real Madrid por Nicolas Anelka en 2000.

"El precio de la transferencia no significa nada para mí. Eso lo deciden los clubes", dijo Pastore. "Vine en busca de títulos, nunca gané un trofeo importante".

Pastore firmó contrato por cinco años.

PSG no gana la liga francesa desde 1994, y su última clasificación para la Liga de Campeones data de hace siete años. Las expectativas que los sufridos e impacientes fanáticos del club parisino significarán una presión enorme para Pastore, de 22 años. Sin embargo, él le restó importancia.

"El precio de la transferencia no es una forma de presión", dijo en el estadio Parque de los Príncipes del PSG. "Juego desde los nueve (años) y nunca me hice estas preguntas".

PSG cuenta con financistas qataríes ricos y ha incorporado a tres elementos de la selección francesa: el atacante Kevin Gameiro, el ala Jeremy Menez y el centrocampista Blaise Matuidi: los tres debutaron el sábado en la derrota en casa por 1-0 frente a Lorient.

El club ha comprado jugadores, incluido Pastore, por 116,4 millones de dólares este año y podría gastar aún más, ya que el libro de transferencias sigue abierto por otras tres semanas.

El mediocampista regresó de unas vacaciones después de jugar la Copa América con Argentina y no está en condiciones de jugar. Tal vez deba esperar hasta septiembre para debutar en el PSG.

"Terminé la temporada tarde con la Copa América y tuve 15 días de vacaciones", dijo. Esta semana iniciaré un programa intensivo para ponerme a punto, tendremos los primeros resultados la semana que viene para ver si me encuentro en estado".

Una vez que esté disponible, el entrenador Antoine Kombouare decidirá si lo hace jugar como delantero detrás de un artillero principal — Gameiro o Guillaume Hoarau — o como armador detrás de dos delanteros.

Pastore insinuó que prefería esto último, pero prometió ser flexible.

"Todavía no hablé con el técnico sobre la mejor manera de aprovecharme", dijo. "Tal vez estoy más acostumbrado a jugar detrás de dos delanteros, pero no es obligatorio. Puedo jugar detrás de un delantero neto y jugar alrededor de él".

No necesitó mucho tiempo para adaptarse cuando llegó al Palermo del Huracán de Argentina hace dos años. Fue titular en 27 partidos en su primera temporada en la Serie A. En la última anotó 11 goles, incluido un triplete contra Catania.

Por eso confía en adaptarse rápidamente al PSG.

"No tengo miedo, me siento muy cómodo con mis compañeros y con el club", dijo Pastore. "Descubrí Europa cuando llegué de la Argentina y me adapté bien a todo en Palermo".

Su estilo sencillo y habilidoso le ha granjeado elogios de Lionel Messi y de Diego Maradona.

También lo quería el Chelsea, hasta que lo obtuvo el PSG para sorpresa de muchos, dado que la Liga Premier es de mayor nivel y tiene más seguidores en el mundo que la Ligue 1 francesa.

"La liga francesa no tiene el nivel de la española o la inglesa, pero de ninguna manera es un paso atrás", dijo Pastore. "La Ligue 1 está mejorando en calidad, en espectáculo, se está fortaleciendo y pronto podrá competir con La Liga (española) y la Premier.