La Fiscalía propuso el lunes al gobierno de Ollanta Humala reabrir una antigua isla prisión ubicada frente a la bahía de Lima ante la sensación de inseguridad ciudadana que vive el país, informó el Fiscal General José Peláez.

Se trata de la Isla del Frontón, fundada a inicios del siglo XX, y que dejó de funcionar en 1986 luego que agentes de la Marina de Guerra pusieron fin a un motín de presos del grupo subversivo Sendero Luminoso que dejó al menos 118 muertos, según conteos oficiales.

"(La cárcel) El Frontón es un lugar seguro del cual no se van a poder escapar los delincuentes peligrosos y no van a poder comunicarse con los cómplices a través de los familiares o de los teléfonos", dijo Peláez en conferencia de prensa.

Peláez indicó que antes de reabrir la antigua isla prisión ésta debe ser refaccionada.

El debate sobre la inseguridad se reanimó el jueves en Lima luego que delincuentes comunes hirieron de un balazo a la hija de nueve años de un legislador para presuntamente robar la camioneta en la que se trasladaba con su madre.

El presidente Ollanta Humala, quien asumió el poder el 28 de julio, escribió el domingo en su cuenta de twitter a raíz del ataque que "la seguridad es un derecho de todos... reforzaremos la seguridad en los lugares de mayor incidencia del delito".

Humala prometió durante su campaña electoral enfrentar radicalmente a la delincuencia y obligar a trabajar a los más de 45.000 reos que tienen las 73 cárceles en todo el país, según datos de la administradora nacional de cárceles INPE.

Según un sondeo nacional de la firma Ipsos-Apoyo entre el 12 y 15 de julio, el 61% de entrevistados encontró que "el control de la delincuencia había empeorado". La encuesta se realizó en base a 1.200 entrevistas con un margen de error de más/menos 2,8 puntos porcentuales.