El ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, viajará mañana a Damasco para entrevistarse con el presidente sirio, Bachar El Asad, para presionar al mandatario árabe con el fin de que ceje en su represión violenta de las protestas.

Según la cadena NTV, el jefe de la diplomacia turca subrayará ante El Asad que se le está acabando el tiempo y que es necesario llevar a cabo reformas y poner fin a la represión.

El sábado pasado, durante una cena de ruptura del ayuno del ramadán en Estambul, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que Davutoglu transmitirá un mensaje "firme" al dirigente sirio.

"Nosotros no vemos el tema de Siria como un asunto de política exterior, sino que nos afecta internamente. Porque compartimos una frontera de 850 kilómetros, relaciones de parentesco, históricas y culturales", dijo Erdogan.

"Jamás permaneceremos como simples espectadores. Al contrario, haremos lo que sea necesario", afirmó.

De hecho, hoy se celebró en la Oficina del Primer Ministro una reunión de seguridad exterior en la que participaron Erdogan, Davutoglu; el titular de Defensa, Ismet Yilmaz, y el nuevo jefe del Estado Mayor, Necdet Özel, y en cuya agenda figuró el conflicto sirio, informaron los servicios de prensa de la jefatura del Gobierno.

Al mismo tiempo, el embajador estadounidense en Ankara, Francis Ricciardone, mantuvo un encuentro con el asesor de Política Exterior de Erdogan, Ibrahim Kalin, con quien también trató de la cuestión siria y del viaje de Davutoglu, mañana, a Damasco.