El director de la Policía de Colombia, general Óscar Naranjo, dijo hoy estar convencido "de que la fuerza pública tiene corriendo a 'Alfonso Cano'", alias de Guillermo León Sáenz, máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Así se expresó Naranjo durante el acto conmemorativo del 192 aniversario de la Batalla de Boyacá, que consolidó la independencia de Colombia de la corona española, y en el que se celebró también el día del Ejército Nacional.

El alto oficial, que ya previó el pasado 5 de julio que el líder guerrillero tenía las "semanas contadas" ante la operación militar que le sigue el rastro en el suroeste del país, confió en que la "fuerza militar siga avanzando con todo su empeño para neutralizarlo".

Además, señaló que según "está escrita la historia de Colombia, por poderoso que sea el criminal, ("Cano") realmente no tiene ningún futuro en Colombia, o termina capturado, o termina abatido, o termina asesinado por sus mismos compañeros".

Esta acción contra "Alfonso Cano", antiguo jefe político del grupo, hace parte de una operación continuada contra él puesta en marcha a mediados de 2008, cuando asumió la jefatura máxima rebelde.

Sáenz, antropólogo de 62 años y con casi 35 de trayectoria en las FARC, reemplazó a Pedro Antonio Marín ("Tirofijo" o "Manuel Marulanda Vélez"), fundador del grupo insurgente que murió en marzo de 2008 de una crisis cardíaca, según lo informado en su momento por el Secretariado (mando central) de las FARC.

La operación fue reforzada hace un año con la creación de la Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, que desde entonces ha matado en combate a nueve lugartenientes de "Cano", entre ellos "Jerónimo Galeano" y "El Abuelo", piezas de su seguridad.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció hoy "una revisión del esquema de control territorial, para hacer un uso más eficaz y efectivo de todo el personal", que acarrea cambios en la inteligencia y en la organización de las unidades, entre otras medidas.