Una corte de Ucrania se negó el lunes a ordenar la puesta en libertad de la ex primer ministra Yulia Tymoshenko durante su juicio bajo cargos de abuso de poder, un caso que países occidentales han condenado como justicia selectiva.

Centenares de seguidores y opositores — algunos de los cuales admitieron que recibieron pagos por asistir — se conglomeraron afuera del tribunal fuertemente resguardado donde se efectuó la audiencia judicial de la líder de la oposición.

Tymoshenko ha criticado el juicio como un intento del presidente Viktor Yanukovych de prohibir su participación en futuras elecciones. Se ha negado a ponerse de pie cuando habla ante el tribunal y ha insultado frecuentemente al juez.

Tymonshenko fue arrestada el viernes por desacato al tribunal y violación de procedimientos. Está acusada de abuso de poder por firmar un acuerdo de gas natural con Rusia en 2009 que los fiscales aseguran fue desfavorable para Ucrania.

Activistas de la oposición y grupos de derechos humanos acusan al presidente ucranio, un aliado del Kremlin, de intentar marginalizar a sus opositores políticos y callar a los medios de comunicación en un esfuerzo por revertir las libertades que promovió su predecesora, una política pro Occidente.

La corte ha prohibido la entrada de las cámaras al juicio, pero algunos medios transmitieron imágenes de Tymoshenko en el tribunal, al parecer tomadas con un teléfono celular. Con sus tradicionales trenzas, Tymonshenko parecía decidida y llena de energía al agradecer a Occidente y Rusia por su apoyo.

El juez rechazó dos solicitudes de los abogados defensores de liberar a Tymonshenko. Su esposo dijo a reporteros que Tymoshenko, quien no fuma, se siente bien pero que estaba sufriendo porque unas de las detenidas que comparte su celda fuma.