Nueve ancianos que vivían en un asilo en el sur de Chile murieron la madrugada del lunes a causa de un voraz incendio del que se salvaron otros diez y la única auxiliar que los cuidaba, informaron los bomberos.

Los muertos, cinco mujeres y cuatro hombres, tenían entre 70 y 90 años y habitaban un hogar en Cañete, 635 kilómetros al sur de Santiago.

Las personas fallecidas tenían enfermedades que las mantenían postradas.

El jefe de turno del Hospital de Cañete, doctor David Contreras, dijo que los sobrevivientes "tienen quemaduras menores, más que nada en las manos, en los brazos, que no son de mucha importancia".

Agregó que las quemaduras en las vías aéreas también son leves.

Varios de los sobrevivientes están angustiados porque no tienen dónde ir a vivir, dijo el facultativo.

No hubo más víctimas porque los vecinos del hogar y la policía lograron sacar a los otros diez ancianos.

De momento se desconocen las causas del incendio.