El abridor Tim Lincecum superó en la lomita al estelar Roy Oswalt para llevar al triunfo a los Gigantes de San Francisco, que vencieron 3-1 a los Filis de Filadelfia.

Los Gigantes iniciaron y concluyeron la jornada con sólo medio juego de ventaja sobre los Cascabeles de Arizona, que vencieron 4-3 a los Dodgers de Los Ángeles.

Lincecum (10-9) ayudó a los Gigantes a acreditarse el triunfo para romper una racha de tres derrotas consecutivas, y mantenerse como líderes en la División Oeste de la Liga Nacional.

El abridor lanzó siete episodios y dos tercios, permitió siete imparables, una carrera, dio una base y ponchó a cinco para acreditarse el triunfo.

Mientras que en el quinto episodio el parador en corto colombiano Orlando Cabrera pegó volado de sacrificio por el jardín central para remolcar la carrera de la diferencia.

La derrota la cargó Oswalt (4-7) en seis episodios, permitió 12 imparables, tres carreras, dio dos pasaportes y retiró a cuatro por la vía del ponche.