El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, hizo hoy balance de su primer aniversario como jefe de Estado y consideró estar "cumpliendo" porque tiene claro cuál es "el puerto de destino".

En una entrevista con el diario colombiano El Tiempo, Santos parafraseó a Séneca al señalar que "cuando no se tiene claro el puerto de destino todos los vientos son desfavorables".

"Hoy, por fortuna, tenemos claro ese puerto de destino: más empleo, más seguridad y, sobre todo, menos pobreza. Y estamos cumpliendo", admitió el mandatario, quien el 7 de agosto de 2010 fue investido como el 59 presidente de la historia republicana de Colombia.

El presidente destacó entre sus logros la "Unidad Nacional", que propuso al principio de su Gobierno y que ha logrado unir a las fuerzas políticas en el Congreso para desarrollar reformas como la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, la de Primer Empleo o el Estatuto Anticorrupción.

Entre sus prioridades para los próximos tres años, Santos tiene previsto implementar la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que busca indemnizar a cuatro millones de víctimas y devolver dos millones de hectáreas usurpadas a campesinos, lo que calificó como "un gran desafío" por la inseguridad que estos viven.

Asimismo, tiene en su agenda nacional desarrollar el "nuevo esquema para distribuir las regalías", llegar al desempleo de un solo dígito, avanzar en la reducción de la pobreza, sobre todo de la extrema, buscar golpes certeros contra los grupos violentos y coordinar con los alcaldes estrategias de seguridad más efectivas.

Planea, según señaló en la entrevista, seguir proyectando a Colombia en el plano internacional y avanzar en las rúbricas de Tratados de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Europa.

De su primer año de gestión, confiesa que su mayor frustración vino de la mano de la ola invernal, que trajo consigo tragedias humanas y materiales que obligaron "a desviar recursos y esfuerzos que han debido invertirse, desde el primer día, en mejorar las condiciones sociales".

Por otro lado, lo que más le entristeció fue "la muerte de tantos colombianos, sacrificados por esta violencia absurda", y confió en ser el gobernante capaz de "dejar el país en paz".

Santos atribuyó la sensación de inseguridad por la que se le ha cuestionado "al cambio de estrategia de las FARC", a través de "operaciones avispa de terrorismo" y de acciones dirigidas a "fomentar y manipular la protesta social".

Por otro lado, Santos anunció más capturas relacionadas con escándalos de corrupción, que se suman a las intervenciones de organismos y a las capturas y condenas contra responsables de tramas de malas prácticas en el sector de la salud, de la administración tributaria y de la inteligencia estatal.

En este sentido, preguntado por las declaraciones de la semana pasada en la que su antecesor Álvaro Uribe interpretó los anuncios de hallazgo de escándalos como un ataque a su gestión, Santos respondió: "Un segundo... mmmmm... Nopecu, nopecu, nopecu", lo que más tarde tradujo como "No pelear con Uribe".