Un poderoso clérigo chií antiestadounidense en Irak, donde tiene miles de simpatizantes, advirtió el domingo que las fuerzas militares norteamericanas serán blanco de ataques si permanecen más allá de la fecha límite para su retiro del 31 de diciembre.

Las autoridades iraquíes, preocupadas de una potencial reacción contraproducente si los efectivos norteamericanos permanecen en el país, intentan presentar a los militares que se quedarán como instructores para el estamento militar iraquí y no como efectivos de combate.

Aunque la situación de seguridad en Irak ha mejorado en los últimos años, persisten los ataques. El domingo, atentados con bomba en el centro de Irak dejaron al menos seis civiles muertos y 14 heridos. Se desconoce a los autores de los atentados, dijo un policía.

Muqtada al-Sadr's dejó entrever en sus comentarios que incluso una autorización limitada a instructores no será aceptable para su milicia chií, que ha intensificado sus ataques con cohetes y bombas contra las fuerzas estadounidenses a medida que se acerca la fecha límite de diciembre.

"Se les tratará como a cualquiera de ellos que se quede en Irak, como un ocupante tirano al que hay que resistir por medios militares", dijo al-Sadr en un comunicado difundido en su sitio de internet.

El clérigo chií emitió sus comentarios después de que la semana pasada el gobierno de Irak anunciara su decisión de emprender conversaciones con Washington sobre el mantenimiento de cierto número de fuerzas estadounidenses en el país.

Una fuerza militar para el entrenamiento de los efectivos iraquíes podría representar una continuación de las actividades que las fuerzas estadounidense efectúan parcialmente en Irak.